jueves, 22 de septiembre de 2016

Fairy Tail T1

Que me gusta leerme obra de Mashima es bastante evidente viendo lo que he comentado a lo largo de los años por el blog, pero que era fan del anime de Rave igual no es tan conocido. Así, al ver que Fairy Tail (su mayor éxito hasta el momento) tenía versión animada con una primera temporada (según los americanos) colgada y doblada en Netflix… ya no tuve excusa.

Estudio:  A-1 Pictures
Nº Capítulos: 48
Manga Original de: Hiro Mashima
Historia: Fairy Tail es un gremio de magos al que Lucy quiere entrar como sea, con la buena fortuna de que un día se encuentra con Natsu, miembro de dicho gremio con el que enseguida hace migas, entrando a formar parte de la gran familia que compone éste grupo de magos.

Así, iremos conociendo a los miembros del gremio a la par que vivimos aventuras (en forma de contratos a cumplir) por parte de Lucy, Natsu, Grey y Elsa (equipo habitual). Dichas aventuras pueden ser capítulos autoconclusivos o pequeñas tramas, generalmente relacionadas con el pasado de uno u otro personaje (como las de Grey o Elsa).

Por si fuera poco, se profundizará un poquito en el mundo donde todo transcurre, con un consejo mágico, otros gremios, gremios oscuros, etc… lo que promete una temporada con un buen puñado de tramas en las que ver a los personajes dándolo todo en combates desesperados contra oponentes muy bien diseñados.

Se añaden también algunos elementos de misterio, como la desaparición de los dragones o la figura de un mago oscuro legendario. Lástima que dichos elementos apenas se esbocen en ésta primera temporada y no tenga pinta de que vayan a aparecer en breve en temporadas cercanas.

Una trama simple, divertida y con un toque desenfadado.
Apartado técnico: Se nota mucho que estamos ante un anime de larga duración (sigue abierto en la actualidad), y eso se ve porque la mayoría de capítulos tienen una animación muy del montón, sin nada que los haga destacar más allá que un buen diseño de personajes o los momentos más punteros de los combates.

Una serie colorida que no sesentona demasiado pero que está a años luz de otras producciones modernas como puedan ser Aijin (que estoy viendo actualmente) o los Siete Pecados Capitales (que tampoco es que sea el máximo en lo visual).

Una banda sonora también muy shonen pero sin piezas que destaquen acaba por darnos un apartado técnico muy justito para los tiempos que corren, pero que se entiende dada la duración y periodicidad de la serie (es más fácil currárselo cuando sólo harás trece capítulos que cuando tienes que hace más de doscientos).
Personajes: Quitando el planteamiento inicial de la obra, lo mejor de ésta primera temporada son los personajes, todos carismáticos y con poderes que les hacen únicos. Como buen shonen la cantidad de secundarios es realmente ingente, y más a medida que se suman más y más villanos a la lista. Así que intentaré centrarme en una pequeña muestra de lo que os podréis encontrar y sin entrar en los que nos son presentados en el tramo final de la temporada.

Natsu: El protagonista de la obra, un dragonslayer de fuego entrenado por un dragón, chaval que se come las llamas para usar su poder y que lucha de forma muy física con sus enemigos. Es de los que actúa primero y deja que luego otros piensen después, vamos, el típico protagonista shonen de toda la vida. Como curiosidad diré que se marea cosa mala si va en cualquier tipo de medio de transporte.

Lucy: El vehículo por el que nosotros entramos al gremio. Una maga especializada en invocar espíritus estelares y que pese a ser un miembro importante del grupo acabaremos por ver siendo rescatada en más de una ocasión.

Happy: Un gato que habla y vuela que acompaña a Natsu, del que es su mejor amigo. No le busquéis más porque en ésta temporada no tendremos explicación alguna a éste fenómeno.

Grey: Rival de Natsu dentro del gremio. Un mago que manipula el frío y que tiene la manía de desnudarse cuando menos te lo esperas. El típico personaje que se pica con el protagonista pero que luego resulta ser amigo del alma. En ésta temporada veremos varios elementos de su pasado en una de las mejores sagas de ésta tanda de capítulos.

Elza: El último miembro del grupo principal (y el más poderoso). Es una maga que cambia de armas y armadura con un pestañeo, contando cada uno de los conjuntos con ciertas capacidades mágicas especiales. Elza es el espejo en el que se miran tanto Natsu como Grey y una presencia unificadora pese a que tengan más o menos la misma edad.

Makarov: El maestro del gremio, se toma a los miembros a su cargo como si fueran sus hijos y los defenderá de cualquier amenaza que pueda presentarse. Con la pinta de un vejete entrañable esconde un carácter fuerte que sale a relucir cuando le ponen de mala leche.

Miembros de Fairy Tail: Como Fairy Tail es un gremio bastante grande, la cantidad de miembros del mismo es realmente abultada, desde la camarera que oculta cierto poder demoníaco hasta su hermano que se hace el hombre pasando por una borracha empedernida o un padre con su hijo. Son todos personajes entrañables que ayudan a dar colorido a la temporada.

Villanos: Entre los villanos destaca Zelef, un mago mítico al que apenas veremos pero cuyos estudios parecen estar detrás de cualquier cosa mala que acabe pasando en la serie. Por lo general se nos muestran como gremios oscuros compuestos por miembros bastante poderosos con los que los protagonistas deberán luchar, y de vez en cuando veremos cómo cambian de bando, apareciendo compañeros muy carismáticos de entre ellos.
Opinión Personal: Sinceramente, esperaba algo más de ésta primera temporada de Fairy Tail, y hablo sabiendo lo que iba a pasar ya que el manga lo llevo al día.

Creo que la adaptación al anime ha hecho que la serie pierda fuerza, al menos en éstos primeros 48 capítulos. Aquí tenemos un anime típico a más no poder que intenta diferenciarse por una serie de elementos pero que no consigue enganchar en ningún momento.

Digamos que el conjunto de la temporada se queda bastante soso, teniendo apenas unos momentos épicos que suben el nivel medio pero quedándose en algo para edades bastante más bajas que la mía.

Supongo que si la acción se hubiera hecho mejor o el ritmo general de los capítulos se hubiera medido de otra manera estaría hablando de otra forma de la serie. Pero tal y como ha quedado el conjunto da la sensación de ser un producto complementario al manga, de esos que se hacen para sacar dinero y que no se ha cuidado en exceso que se sostenga por sí mismo o que pueda verlo gente que no sigue la obra original. Es como si con el tirón del manga tuvieran suficiente y no aspiraran a intentar hacer un producto de calidad superior, lo que acaba por dar algo peor. No sé si me explico.

Vamos, que no es que haya sido una pérdida de tiempo absoluta pero sí que es de esas series para tener puestas mientras te dedicas a hacer otra cosa. Para nada vale la pena estar concentrado en verla. Y mucho me temo que todo lo que viene detrás de ésta primera temporada sigue éste camino.


Valoración personal: 6.
Publicar un comentario