viernes, 23 de septiembre de 2016

Los Jardines de la Luna (Malaz I)

Junto a Abercrombie y Sanderson hay otro autor al que se han referido en numerosas ocasiones como renovador de la fantasía épica de toda la vida. Un autor llamado Steven Erikson (unos cuantos años más que los dos mencionados anteriormente) y que se ha dado a conocer internacionalmente con su saga de Malaz.

Es una saga que siempre me ha llamado la atención, de las pocas entre las grandes de la fantasía de los últimos veinte años que no tengo en la estantería. El motivo? Cierta percepción en los comentarios de que estamos ante una obra densa y extensa, de esas que no puedes leerte sin estar al 100 % en ella.

Al fin ha llegado el momento de empezarla (ya veremos hasta dónde nos lleva) y éste es mi comentario sobre la primera novela de la saga: Los Jardines de la Luna.

Historia: El inicio de una de las mejores sagas de fantasía épica de la historia.

 Tras interminables guerras, amargas luchas internas y sangrientas confrontaciones, incluso las tropas imperiales necesitan un descanso. Pero la obsesión expansionista de la emperatriz Lassen no tiene límites, y cuenta con el apoyo de sus sanguinarios agentes de la Garra. 

Tras el último asedio, el sargento Whiskeyjack y su pelotón de Arrasapuentes necesitan tiempo para descansar y enterrar a sus muertos, pero Darujhistan, la última de las Ciudades Libres de Genabackis, les espera. Es el objetivo último de la insaciable emperatriz. 

... Y parece que el Imperio no es el único que codicia esa plaza: fuerzas siniestras conspiran dentro y fuera de las sendas mágicas, y todo indica que los propios dioses se preparan para la batalla...

Empezamos por el primer problema de ésta historia: que te deja ir en medio de la misma, sin tener referencias ni soltarte información poco a poco. Imaginaos que cogéis una saga de veinte libros por el quinto, pues ésta es la sensación que se tiene cuando uno se acerca a Los Jardines de la Luna. Una sensación buscada por el autor, pero que quizá no haya sido la mejor decisión.

En cuanto a la trama en sí, nos lleva al enésimo mundo de fantasía. Un mundo en guerra desde hace unos años debido a los deseos expansionistas del Imperio (en el que reina una nueva Emperatriz).

En éste marco seguiremos a varios personajes, unos personajes que se relacionan por culpa de la inminente invasión por parte del Imperio a la última de las grandes ciudades libres. Y es aquí donde iremos conociendo poco a poco a los distintos personajes de la novela (hay muchos), así como las tramas personales de cada uno de ellos y cómo se ven envueltos en el gran tapiz que forma la novela.

No os engañéis, cuando os parezca que empezáis a entender las tramas personales se introduce una guerra mucho más antigua, una guerra entre Dioses que implica a mortales a modo de avatares (aunque éstos no lo sepan) y nos mete de nuevo en un jaleo colosal.

Por si fuera poco tenemos también multitud de mitos, una magia que no nos explican cómo funciona, y varias facciones participando en la guerra.

Sé que la cosa es confusa incluso esquematizada hasta el absurdo, pero es que la novela tarda mucho en atrapar al lector. Y no es que la trama sea mala, es que hay demasiada y sin tiempo a digerirla.

Entre todos estos hilos, si prestas atención y llegas hasta el final, se entrevé lo que puede ser en el futuro la saga. Pero al menos se nos da un final a los principales problemas planteados en el libro, lo que ya es más de lo que me esperaba.

Personajes: En la sección e Historia no os he comentado las tramas pequeñas, las que dan color y hacen que sigas leyendo de ésta novela. Pero es que son tan personales que prefiero esbozárosla en cada uno de sus protagonistas.

Anomander Rake: No es que sea uno de los personajes protagonistas, pero sí que tiene suficiente carisma (igual el que más) como para nombrarle aquí. Es el líder de una ciudad voladora que hace frente al Imperio, un hombre con un poder personal tremebundo y una espada capaz de encadenar las almas de aquellos a los que hiere. Posiblemente el personaje más poderoso de cuantos aparecen en ésta primera novela.

Miembros de los Arrasapuentes: Antaño guardia personal del Emperador, hoy son un grupo de soldados que hace lo que puede por sobrevivir. Liderados por el que fuera el mayor general del imperio (Whiskeyjack) tienen la misión suicida de infiltrarse en la ciudad que va a asaltar el Imperio. Entre los miembros del pelotón destacan su mago (Ben, alguien que esconde multitud de cosas sobre su pasado) y un asesino consumado. Son un una familia más que un grupo, y una amenaza para la Emperatriz.

Paran: Un joven noble que se mete a soldado y acaba llamando la atención de la consejera de la Emperatriz, de la que se convierte en uno de sus agentes. Es alguien que no se calla las cosas y que servirá más de punto de conexión entre otros personajes que en un protagonista en sí mismo (aunque se le trate como a tal).

Darujhistan: La ciudad a tomar. En ella seguiremos a varios miembros del ampa, un grupo de amigos con distintos objetivos (desde recuperar un título nobiliario a salir con cierta dama) que se ve envuelto en algo superior a ellos, aunque no lo sepan. Destaca un chaval que no se entera de nada, pero que es elegido como avatar de uno de los Dioses. En general son personajes algo menos castigados que los que podríamos ver en los Arrasapuentes, pero incluso así tenemos desde un noble caído en desgracia a un asesino a sueldo pasando por el ladrón que se lleva más atención por parte del autor.

Miembros del Imperio: Dentro del Imperio conoceremos a algunos de sus magos (de los que destacan especialmente dos), a la consejera de la Emperatriz (gran personaje) o al dirigente del ejército encargado de tomar Darujhistan en un futuro inmediato. Posiblemente sean los magos y la consejera los que más me han gustado, teniendo cada uno de ellos una misión que cumplir.

Dioses y demás: Ya he dicho que durante el libro veremos aparecer a multitud de seres de gran poder de los que nada o menos se nos explica. Son personajes con personalidad propia que parecen estar enfrentados y usando a personas como peones en un juego que el lector no entiende al terminar el libro. De ellos veremos incluso algunos de sus reinos o a ellos mismos, pero queda más envuelto en el misterio que otra cosa.

Quizá el personaje relacionado con los Dioses que más tirón tiene es Lástima, una soldado de los Arrasapuentes que tiene en su interior una entidad divina con sus propios planes (y que reprime totalmente la personalidad de la chica).

Como veis hay de todo y para todos, personajes coloridos y de distintas razas (ahí ya no me meto) que acaban en el conflicto por uno u otro motivo.

Opinión personal: Los Jardines de la Luna son un libro denso, espeso, difícil, lleno de información y elementos místicos que no se nos explican. Es un libro que, en palabras de su autor, una gran parte de los lectores abandona sobre las trescientas páginas (momento en el que hay una bajada de ritmo importante). Un punto de inflexión que separa a los que disfrutan de la obra de los que no.

Yo he llegado hasta el final, y aunque en conjunto creo que estamos ante una buena novela, no dejo de pensar que me he perdido muchas cosas y que quizá el autor podría habérmelas explicado un poquito más (como qué Dioses están enemistados, cómo funcionan los distintos tipos de magia, qué pasó durante la muerte del Emperador, etc…). Es posible que éstos temas no sean el eje central del libro que nos ocupa y sí lo sean de la saga en sí, pero sigo queriendo que se me expliquen las coas que tienen importancia durante la novela.

Posiblemente ese punto de inflexión sea real, pero no esperéis que la cosa despegue pasado el mismo.

En lo que respecta a las tramas más pequeñas (las de los personajes protagonistas) me han gustado en general todas, habiendo de todo tipo y condición y entrelazándose según avanzaban las páginas.

Es una novela que se toma su tiempo, que da cosas por sabidas que no se nos cuentan (o al menos no demasiado) y que te pilla con el pie cambiado nada más empezar. Una novela lenta en muchos de sus tramos y que no para todos los públicos. No sé ni si es para mí.

Así que con lo que os he dicho hasta el momento no puedo recomendaros su lectura, no creo que con ésta única novela se pueda recomendar a nadie meterse en una saga de ésta extensión, y más cuando ésta novela es, cuanto menos, difícil.

Espero no tardar demasiado en ponerme con la segunda (u olvidaré lo que he entendido hasta el momento), momento en el que os podré dar una opinión algo más fundamentada sobre lo que tenemos entre manos.

Valoración personal: 7. Me es difícil valorar numéricamente ésta novela. Una novela que me ha gustado, que veo objetivamente como buena pero que no acaba de engancharme como debería hacerlo. No os extrañe que más adelante vuelva aquí y le cambie la nota (cuando esté más metido en éste mundo).
Valoración en Amazon: 7,4. 

PD: No lo he dicho, pero el tratamiento que se da en la novela a temas peliagudos (violencia o sexo) es totalmente adulto y no tiene problemas en meterse en ello. Eso sí, cuando es necesario.
Publicar un comentario