lunes, 10 de octubre de 2016

House of Cards T4

Hoy os traigo una temporada un tanto especial, es la cuarta de House of Cards. Y porqué es especial? Básicamente porque la serie debía tener tres temporadas, pero ante la aclamación popular decidieron renovar por, al menos, otras dos.

Así, ésta cuarta temporada no estaba planificada desde un inicio, por lo que tenía cierto miedo a que la calidad media de la misma bajara. No tendría que haberme preocupado.

La serie sigue tan en forma (o mejor), centrando de nuevo el foco en la pareja que forman Frank y su mujer y cómo su relación puede influir en algo tan serio como unas elecciones generales. Porque sí, en ésta ocasión asistiremos a la primera campaña electoral para la reelección de Frank, una campaña que sacará lo mejor (o peor, según se mire) de él y que será una auténtica delicia de principio a fin.

Así, tendremos todos los elementos que han hecho grande a ésta serie: política desde los ojos de un hombre corrupto y con ansias de poder, y todo lo que es capaz de hacer para acaparar más poder y destruir a los que le amenazan.

Además, hay vida más allá de la campaña electoral: negociaciones con Rusia, problemas internos del partido, atentados, problemas conyugales, investigaciones periodísticas… y sobre todo ello al dúo protagonista haciendo lo posible para salirse con la suya.

Visualmente la temporada es una delicia, las recreaciones de los espacios de campaña, la casa blanca o los exteriores son magníficos, a lo que ayuda una buena dirección en todos y cada uno de los capítulos.

Y guardo lo mejor para el final: el reparto. Con un Kevin Spacey estelar creyéndose más que nunca a ese personaje tan odiable, una Robin Wright que empieza a tomar las riendas de su propio futuro o una serie de personajes algo más secundarios pero a los que te crees en todos y cada uno de los momentos que salen en pantalla. Impresionante, de lo mejorcito en éste aspecto que se puede ver en televisión.

Pues ya lo sabéis: si no veis House of Cards ya estáis tardando. Es una auténtica maravilla de la televisión actual, y en ésta cuarta temporada llega al nivel (yo creo que supera) de la que hasta ahora era la mejor de todas: su temporada de arranque.


Imprescindible.
Publicar un comentario