sábado, 8 de octubre de 2016

Hace un año XCVIII... Hitman. Agente 47

Hablar de adaptaciones al cine del mundo de los videojuegos es hablar de productos por lo general malos y en lo particular bastante mediocres. Así, las expectativas al enfrentarme a una adaptación (la segunda) de la saga Hitman eran asombrosamente bajas.

Y no defrauda.

La cinta nos quiere contar la historia de cómo el agente 47 recibe una misión y se ve involucrado con el creador de los Agentes y la hija del mismo mientras hace frente a un perseguidor que parece invencible. Y ya está, la película no es absolutamente nada más allá de las escenas de acción y éste premisa básica.

Y podría haber funcionado, las escenas no están mal rodadas, los actores no son malos y hay algo de dinero metido en la película. Entonces, dónde falla? En un guion totalmente absurdo que tiene más agujeros y absurdeces que casi cualquier cosa que haya visto últimamente. En ocasiones incluso creo que no hay guion…

Y luego está una dirección que brilla por su ausencia y que hace la película en piloto automático, sin ningún tipo de intención ni ganas, por encargo y aplicando lo más básico.

Una pena, porque el personaje hubiera podido dar para una buena película de espías, una máquina de matar con grandes dotes para el sigilo (que aquí no se ven); incluso el tema de los agentes y su creador es golosón. Pero no.

Una prueba más de que cuando un estudio se decide a hacer una película basada en un videojuego lo hace para arrastrar a la sala a los fans del mismo y ni tan sólo se preocupa en cuidar su producto o en ponerle interés.

No la veáis.

Valoración Personal: 4.
Valoración Filmaffinity: 4,5.
Valoración Metacritic: 28
Publicar un comentario