lunes, 2 de enero de 2017

Outcast T1

Que Robet Kirkman es un buen guionista de comic es algo indiscutible viendo cómo se maneja con tres series mensuales de éxito (The Walking Dead, Invencible y Outcast), así que no es de extrañar que, tras el éxito televisivo de la adaptación de la primera de éstas series, la industria se haya fijado en otra para llevarla a la pequeña pantalla.

La serie nos lleva a un pequeño pueblo americano, concretamente a la figura de un padre de familia alejado de su mujer y su hija por culpa de algo que pasó en el pasado y que le hace ser la oveja negra del pueblo.

Lo curioso es que en éste pueblo parece que está pasando algo de índole sobrenatural, evidente cuando vemos el respeto que se le tiene al cura del pueblo, hasta el punto de que el jefe de policía le da manga ancha para hacer cosas cuanto menos, cuestionables.

Y es que parece ser que ha habido multitud de casos de posesiones demoníacas en ésta pequeña ciudad. Posesiones que parecen rodear al hombre que he mentado al inicio por motivos desconocidos.

La serie nos llevará durante diez capítulos de la mano tanto del hombre con un extraño don como del sacerdote en su investigación para intentar descubrir lo que sucede en la ciudad y qué leches tiene que ver el protagonista. Pero lo hace lentamente, descubriendo poco a poco los dramas personales de cada personaje y dejando caer pequeñas pildoritas de información que pueden no contentar al aficionado medio a la televisión.

Porque no nos engañemos, es una serie bastante lenta, con muy poca acción, pero que sobresale en el tratamiento de los personajes y que puede llegar a explotar en futuras temporadas a poco que nos expliquen qué leches está pasando. Algo que no hacen en ésta primera.

Como temporada cerrada te deja con cara de tonto, no en vano no resuelve absolutamente nada de lo que plantea. Pero si la disfrutas capítulo a capítulo, dejándote envolver y sin ninguna expectativa por conocer el final de la historia (que se me antoja muy lejano) te da un buen drama con tintes sobrenaturales.


Personalmente la he disfrutado mucho, quizá ha sabido conectar conmigo, aunque reconozco que no es para todo el mundo ni se trata de ninguna obra maestra. Ya veremos cómo sigue en la segunda temporada (que debería ser un pelín más rápida si no quiere acabar cancelándose), pero de momento me parece una buen primera toma de contacto con la historia de Outcast.
Publicar un comentario