jueves, 16 de marzo de 2017

American Horror Story T3

Como siempre ( o casi) en el mundo de las series voy tarde, pero bueno, supongo que lo suyo es llegar… y mientras que la que está en emisión es la sexta temporada, hoy os traigo mi comentario sobre la tercera. Toca hablar de Coven.

En general, mirando información por la red, me he encontrado con que ésta tercera entrega de la antología que supone American Horror Story es la que más palos se ha llevado, tanto de crítica como de público. Veamos si, en mi opinión, los merece.

En ésta ocasión nos encontramos con una trama centrada en torno a un aquelarre de brujas, un grupo de mujer que viven bajo el mismo techo, que tienen poderes y que tendrán que hacer frente a un buen número de amenazas, no siempre externas.
De entrada tenemos a unas pocas brujas jóvenes, a la directora de la escuela y a la madre de la misma, siendo ésta última la Suprema: una bruja de gran poder de las que sólo hay una por generación.

Las amenazas, como ya he dicho, serán de lo más variopintas e irán desde una guerra con un clan de Brujas Vudú hasta los asesinatos dentro del propio Aquelarre; y es que cada una de las brujas que veremos en la serie tiene sus propios problemas y objetivos (además de tener muy pocos escrúpulos).

Son trece los capítulos donde ahondaremos en éste mundo moderno de magia, con un desarrollo que podría funcionar estupendamente si no fuera porque en American Horror Story estamos acostumbrados a ver una serie mucho más oscura, tanto en lo visual como en sus tramas.

Y no es que Coven esté exenta de casquería o muertes truculentas, es que el miedo brilla por su ausencia, centrándose de forma total y absoluta en las tramas de las brujas y dejando la tensión para otras temporadas (y eso que ésta la he visto de noche, sin luz y con los cascos puestos).

Quizá sea éste cambio de enfoque el que ha desconcertado, o que tenga algunos tramos algo lentos. Pero sinceramente, creo que tanto las tramas que nos va planteando la serie como los personajes que aparecen en la misma bien valen la pena, dando como resultado una temporada altamente disfrutable.

No es mejor que las anteriores, ni peor, simplemente el enfoque es distinto (lo que se le exige a ésta serie).

Para terminar destacaré las actuaciones, y es que todos los personajes de la serie están estupendamente interpretados, y los que te caen mal lo hacen porque son odiosos, no por una mala interpretación.

En fin, si os va el tema os gustará, y si no, pasad a la siguiente que seguro que va de otra cosa y tiene un enfoque distinto.
Publicar un comentario