jueves, 23 de marzo de 2017

La Villa (Juego de Mesa)

El primer juego en pasarse en ésta nueva sección (supongo que mensual) del blog fue el Kingsburg, un gran juego de gestión de dados con alguna mecánica extra que funciona bien para todos los públicos.

Pues bien, el segundo será ni más ni menos que la villa, un juego euro un poquito duro. Veámoslo.

Editorial: Ludonova
Tiempo: 60’-90’
Jugadores: 2-4.
Creador: Inka y Markus Brand
Precio:  31,45 €

Ambientación: Estamos en una pequeño población conocida como la Villa, en ella encarnaremos a una familia que, a lo largo de varias generaciones, deberá hacerse un hueco dentro del poder de la ciudad.

Una ambientación que se respira por todos los poros del juego y que impregna incluso sus mecánicas, sintiéndote de verdad como si quisieras llevar a tu familia a lo más alto.

Las ilustraciones y cartas ayudan a crear esa ilusión de estar en un pueblecito medieval. Muy lograda.

Qué habrá que hacer: Como buen euro que es, la Villa nos propone un juego de gestión con múltiples cosas que hacer y muchas formas de ganar. Así, nuestro objetivo será ganar más puntos de victoria que el resto de nuestros contrincantes, para ello deberemos gestionar a nuestra familia sabiamente, haciendo que cada uno de sus miembros emprenda una acción (representada por los distintos edificios que veremos en el tablero).

De éste modo iremos pasando fases, intentando conseguir nuestro objetivo de muy variadas formas, ya que el puntaje del juego contempla muchas variables y deja que cada jugador intente ganar a su manera (algo que se ve potenciado por ciertas cartas que potencian un tipo u otro de juego).

Trabajar para obtener recursos, hacer carrera política, meterse a monje, emprender un viaje, ampliar la familia o mercadear son (simplificando) las opciones que podrá emprender cada uno de nuestros trabajadores. Y según lo que hagan nos proporcionará unas ventajas u otras o nos hará optar por un tipo de juego u otro.

En el saber gestionar éstos trabajadores y los recursos que nos proporcionan junto a ver qué están haciendo nuestros rivales está la miga del juego. Un juego un tanto complejo (por la cantidad de acciones posibles) pero que tras un par de turnos ya se tiene dominado.

Opinión Personal: la Villa es un grandísimo juego de gestión de trabajadores, uno de esos que se pueden sacar a mesa con jugadores ya un tanto rodados (nada de abuelas aquí), aquellos que disfrutarán del reto de una buena partida.

El que se pueda ganar de tan distintas formas (incluso “inmolando” a tus trabajadores) y el que tengas tantas opciones para elegir le hacen un juego variado y en el que no encontraréis dos partidas iguales. Si a eso se le suma que elegir una acción puede hacer que tus rivales no puedan hacer la misma… las opciones se multiplican.

Su duración también está bastante ajustada, yendo desde los 45 minutos para dos jugadores hasta la hora y media si el grupo es de cuatro (número ideal para meterse en una partida de la Villa).

Si os ponéis a jugar tened por seguro que acabaréis por reíros, metiéndoos en la partida a más no poder y generando situaciones curiosas o piques sanos.

No diré que es el mejor juego de gestión de trabajadores que ha pasado por mis manos, porque no lo sé, pero sí que es un exponente clarísimo de lo que éstos juegos deberían ser, con mecánicas claras y un desarrollo que no se alarga en exceso.

Vale la pena? Sin duda, su precio está más que ajustado y sus premios lo abalan.


Publicar un comentario