miércoles, 29 de marzo de 2017

One Piece #77

Hoy toca One Piece, el manga más longevo de cuantos pueblan mis estanterías (y no parece que vaya a terminar pronto) y uno con los que más disfruto durante su lectura.

Éste tomo (el setenta y ocho) que nos ocupa hoy es el típico tomo que hace Oda antes de centrarse en
la acción final de una saga. Así, empezamos con el final del flashback de Trafalgar, uno emotivo como pocos y que nos hace comprender un poco mejor tanto a éste personaje como al enemigo.

Y luego lo de siempre: combates y más combates entre las filas de los que estaban en la isla y los partidarios de Doflamingo. Son combates que podrían sentirse como de relleno, pero entre que duran poco y la facilidad que tiene Eichiro Oda para mantener el interés y crear personajes carismáticos, acabas por vivir la acción como en pocas obras.

Creo que vale la pena reiterar una cosa de éste manga: One Piece no es un manga ligero de leer pese a que sea un shonen. Aquí tendréis texto a cascoporro y unas viñetas tan llenas de detalles y personajes que te obligan a detenerte para pillar todas las coñas en segundo plano que mete el autor. Si os digo que es de los pocos mangas que no me leo de una sentada os lo digo todo.

Personalmente opino que con One Piece se ha tocado techo (al menos de momento) con lo que un buen shonen de aventuras debería ser, y mientras Oda siga en forma no habrá manera de dejar de disfrutar de su manga aunque sea con tomos más intermedios.


Publicar un comentario