jueves, 30 de marzo de 2017

The Flash T2

Acabo la segunda temporada de Flash, serie del universo televisivo Dc que nació a rebufo de Arrow y a la que en mi opinión supera ampliamente en todos los aspectos. Su primera temporada me pareció de lo mejorcito de la temporada televisiva de 24 capítulos, así que podéis imaginar mis expectativas de cara a ésta segunda temporada.

Y no defrauda.

Para los que no sepáis de qué va, estamos ante una adaptación del personaje de Dc, un hombre que tras un accidente se convierte en el hombre más rápido del mundo, alguien capaz de moverse a velocidades que el ojo humano no capta.

En ésta segunda temporada tendremos una nueva trama: se introduce el concepto del multiverso y los viajes entre distintos universos, creando (de momento) Tierra-1 y Tierra-2. Éste añadido nos trae a Zoom, un velocista que se alimenta de la velocidad de los demás héroes con poderes similares y que ha encontrado la forma de llegar a la Tierra de nuestro protagonista, poniéndole en su punto de mira.
Nuevos personajes, nuevos villanos, algún que otro crossover con sus series hermanas y algún auto conclusivo del tipo monstruo de la semana. Pero siempre con el concepto de las dos Tierras en mente.

Los actores me gustan, parece mentira que estemos en una serie de CW (los de Arrow me parecen flojos y los de Crónicas Vampíricas son de patada, por poner dos ejemplos). Un casting creíble y que encabeza el estupendo actor que hace de Flash.

La acción está muy bien contada y el ritmo de la temporada no decae en ningún momento. Tenemos misterios, desapariciones, muertes, momentos de todo o nada… y cada capítulo es entretenido por sí mismo, por muy alejado de la trama principal que esté.

Los efectos especiales son correctos para el producto que tratamos. A ver, es una producción para televisión sin los medios que puede tener una HBO o un Netflix, así que en muchas ocasiones el CGi canta bastante. Pero es algo perdonable, ya que dicho canteo no es tan acusado como para sacarte de la acción, y aparece en momentos bastante puntuales.

Donde sí me ha parecido inferior ésta temporada respecto a la primera es en el villano, un malo con unas motivaciones algo extrañas y sin el carisma que pudo tener el que conocimos el año pasado. Por lo menos está al nivel de poder requerido para aguantar tanto tiempo.

Vamos, que estamos ante una segunda temporada que arriesga al meter en la trama el tema de los multiversos, pero que se siente tan cómoda consigo misma (igual que los actores) como para que no chirríe en ningún momento y como para que el espectador no sienta ningún bajón. Imprescindible? Si os va el mundo superheroico sí, sin duda. Y si no, tenéis una serie muy entretenida que seguro os divertirá.
Publicar un comentario