lunes, 3 de abril de 2017

Broadchurch T2

Tras ver la primera temporada de ésta serie inglesa me quedó la sensación de haber visto una serie realmente buena, de esas que se disfrutan en cada uno de sus pequeños detalles, pero una serie que no tendría una segunda temporada por quedar “cerrada”, y en caso de tenerla no llegaría al nivel de calidad de la primera. Cuánto me equivocaba.

En ésta ocasión tenemos la vuelta a Broadchurch, un pueblo que quedó tocado por el asesinato de un chico y que aún no lo ha vivido todo: ahora toca juzgar a su asesino. Y es que lo que a priori parecía un caso cerrado, quizá tiene más chicha de lo que parecía.
Y eso está muy bien, porque no sólo tenemos un juicio muy bien montado, sino que nos toca ver las repercusiones en los vecinos de toda la mierda que va saliendo con tal de defender al acusado.

Pero eso no es todo, ya que por otro lado tenemos el caso que se insinuaba en la primera temporada y que había hecho caer al protagonista hasta donde le veíamos al empezar. Otro caso de asesinato, cuya investigación correrá paralela al juicio y que, pese a no contar con tantos personajes interesante (un par o tres) volverá a poner el foco sobre la pareja de policías de la primera temporada.

La mezcla de los dos eventos junto al día a día de la gente de Broadchurch son lo que nos mantendrá pegados a la pantalla durante los escasos ocho capítulos que dura. Y digo escasos porque todo en ésta segunda temporada está a un nivel altísimo: el casting está soberbio, el guion es magnífico, la ambientación estupenda… y la música acompaña al conjunto dando momentos realmente tensos, tristes, alegres o tiernos, según convenga.

Es en el conjunto en el que la segunda temporada de Broadchurch está realmente arriba, convirtiéndose en una de mis series actuales favoritas y una muestra que no es necesario alargar innecesariamente una serie, siendo lo mejor darle la duración adecuada a lo que tiene que contar.

Ya estáis tardando en verla, un drama familiar y policíaco de primer orden y una de las grandes olvidadas dentro del mundillo seriéfilo.
Publicar un comentario