miércoles, 12 de julio de 2017

Rave #35

Hasta aquí, con éste tomo término (de nuevo) con Rave y dejo de daros la murga, que supongo ha sido especialmente sangrante estos dos últimos días, con siete pequeños post para el tramo final de la
obra.

Antes de entrar al tomo en sí y recordaros que hay una reseña de la obra hecha aquí mismo hará unos cuantos años (2010) en la que le ponía un ocho a la colección (nota que mantengo), os diré que Rave me ha vuelto a sorprender, un manga que empieza como el típico manga de aventuras en el que el protagonista va conociendo amigos y derrotando enemigos… y se va convirtiendo con el tiempo en algo distinto. Sigue siendo el shonen arquetípico, pero además añade ciertos puntos de dramatismo muy bien encontrados, unos personajes carismáticos como no ha sabido replicar después el mismo autor y un tramo final de una epicidad que para sí quisieran obras como Naruto o Bleach, un tramo que transcurre a gran velocidad y donde los combates no se eternizan.

Ahora sí, vamos al último tomo de Rave.

Evidentemente lo que nos ocupa durante la mayor parte del tomo es el combate entre Haru y Lucia, un combate con pocas maniobras espectaculares, siendo más una lucha de voluntades que otra cosa. Es un tramo rápido y bien dibujado, con un combate interesante pero que palidece ante el penúltimo capítulo, con una preciosa despedida de la pareja protagonista.

Me detengo en éste final, un final agridulce, con los buenos ganando la guerra, pero con un buen puñado de bajas y los dos protagonistas separándose para siempre… un final épico y digno de recordar. Pero hay un epílogo, un epílogo donde se “resucitan” todas las bajas de éste combate final y donde se reencuentran los protagonistas. La verdad es que se trata de un final excesivamente edulcorado, fanservice y totalmente innecesario, pero que te acaba dejando más satisfecho que el que hubiera sido el bueno.

En fin, no me enrollo más que ya habéis tenido suficiente posts por hoy XD. Os recomiendo probar Rave si os va el género shonen y os aseguro que tiene más calidad que la bastante mejor publicitada Fairy Tail.


Y como dije en la reseña de 2010: larga vida a Plue!
Publicar un comentario