lunes, 19 de febrero de 2018

Final Fantasy XIV: Dad of Light T1

Hoy os traigo una serie que creo ninguno de vosotros habrá visto aun, una serie de origen japonés que estrenó Netflix el pasado día 1 de setiembre, y que cuenta con una temporada de ocho capítulos de veinte minutos, aunque el último no pasa nada si no lo veis.

La serie nos cuenta la historia de un hombre que se jubila antes de tiempo, dejando el trabajo, momento que su hijo aprovecha para regalarle una PS4 con el Final Fantasy XIV. Su objetivo? Hacerse amigos sin que su padre lo sepa, derrotar al último enemigo del juego y decirle después quien es. Un plan muy japonés, de esos que implican no mirarse a la cara para decirse las cosas.

Así pues, padre e hijo irán viviendo aventuras y superando obstáculos sin que el padre sepa que está jugando con su hijo. Una trama que se verá aderezada con los problemas del hijo en la oficina (con paralelismos evidentes a lo sucedido en el juego), flashbacks de la infancia del chaval y algún que otro problema en casa.

La serie se nos plantea como una tragicomedia, la mayor parte del tiempo está más enfocada a la comedia, pero también es cierto que toca algunos temas más serios, y lo hace con tacto.

Es una serie bastante entrañable, con unos personajes cuasi caricaturizados por culpa de la forma de actuar del cine/televisión japonés, excesivamente influenciado por el teatro Kabuki y que tiende a la sobreactuación.

Lo curioso del caso es que lo que al final me ha interesado menos es lo que me había llamado de ella, y es el juego que hay de fondo (al que he jugado bastante), siendo los trozos menos interesantes y un auténtico publirreportaje.

Pero los trozos de los dos personajes principales, momentos como la discusión con la mujer, el ver lo que les cuesta expresar las cosas… en fin, muy japonés y eso a mí me engancha.


Vale la pena? Si os gusta la cultura japonesa creo que sí: con ver 7 capítulos de veinte minutos la tenéis acabada, y eso se hace en un pis pas. En caso contrario ni os acerquéis, porque no solo es una serie muy de allí, sino que nos llega con subtítulos y sin doblar, algo que tirará para atrás a más de uno.
Publicar un comentario