lunes, 21 de mayo de 2018

PS4 - World of Final Fantasy

Sigo adelante con la saga Final Fantasy, aunque se trate de un spinn off. Pero es que me cuesta decirle que no a un juego de la compañía que encima es JRPG. Supongo que la nostalgia sigue tirando...

Veamos qué tal está World of Final Fantasy.

Historia: Encarnamos a dos hermanos que viven su día a día en una ciudad, parece que todo va bien, pero sucede algo que les saca de la especie de trance en la que se habían sumido: su memoria ha desaparecido, y parece que estaban viviendo en un limbo.

Su objetivo? Deberán intentar recuperar la memoria, a la par que encuentran un poder que aparentemente poseyeron en su momento.

La trama, aunque no es que sea demasiado original, sí que consigue mantener el interés durante toda la aventura, añadiendo personajes, mundos y giros a medida que va avanzando. Así, aunque en ningún momento sea un guion apasionante, tiene un nivel notable, y más para las excusas argumentales que pululan éstos días por el mundo jugón.

Un poquito infantil, pero resultón.

Apartado Técnico: Tenemos un juego que funciona tanto para PS4 como PSVita, sin demasiados cambios en lo que al apartado técnico se refiere.

Así, es de cajón que no estamos ante ningún portento, de hecho es un juego bastante normalito que podría funcionar sin demasiados problemas en alguna máquina “inferior”.

Aun así, el apartado artístico del juego le da ese plus necesario para que el juego termine entrando por los ojos, y lo consigue en base a unos gráficos muy coloridos y unos diseños de personajes amable, e incluso chiibi.

Diría que es un juego bonito de ver, con escenarios vistosos y gran variedad de diseño de monstruos y personajes.

El apartado sonoro sí que está un escalón por encima, con unas melodías dignas de la saga que nos acompañarán durante toda la aventura.

De nuevo, un apartado notable (más por mimo que por potencia).

Jugabilidad: Básicamente tenemos entre manos un juego de rol por turnos, con sus mecánicas habituales de selección de habilidades o magias y los típicos elementos contrarios que se vencen unos a otros.

Además, tendremos una serie de habilidades que nos posibilitarán acceder a ciertas zonas del mapeado, habilidades que deberemos aprender y que dan cierto backtraking al juego (junto con los coleccionables).

Como punto original tenemos las formaciones. Así, en cada combate nuestros personajes deberán hacer una torre con otros dos seres, cada uno con sus poderes y cuyas combinaciones darán distintas ventajas. Además, a éstos seres les podremos subir de nivel, capturar nuevos e incluso hacerlos evolucionar, con lo que cada cual podrá acabar encontrando una combinación que se ajuste más a su forma de jugar.

Es un sistema sorprendentemente adictivo, que mezcla la búsqueda y captura a lo Pokemon con la estrategia de la combinación.

Opinión Personal: Curiosamente World of Final Fantasy me parece un juego más redondo que su hermano mayor (Final Fantasy XV). Es un juego muy clasicote, que únicamente innova en el tema de las formaciones, e incluso así da la sensación de ser un juego más acabado, más pulido.

Aquí las misiones secundarias tienen un porqué, sientes que tu personaje mejora a medida que las cumple o simplemente te dan acceso a alguna criatura nueva o al desbloqueo de algún poder dentro de las que tienes.

Esto, unido a una trama resultona y un apartado visual cuidado y colorido hacen que jugar al juego sea divertido, incluso que llegue a enganchar en algunos momentos, por el pique de intentar encontrar al bicho que nos falta para añadirlo a nuestra formación.

Es cierto que peca de continuista y clásico, pero si sabes lo que te vas a encontrar y el género te gusta estamos ante una apuesta segura. Un juego divertido, largo y que acostumbra a gustar a aquellos que le dan una oportunidad.

Valoración Personal: 8.


PD: Como atractivo adicional cuenta con unos cuantos de los personajes de las sagas Final Fantasy haciendo su aparición en formato Chibi y ayudando al protagonista. Podrían ser nuevos, pero incluso así es divertido ver a algunos de los míticos.
Publicar un comentario