jueves, 29 de noviembre de 2007

Fútbol 5ª Jornada

Si creías que nuestro equipo no podía jugar peor... os equivocabáis. El ser humano puede caer muy, pero que muy bajo.

Los que sólo se fijen en los resultados no se pueden hacer una idea del despropósito que es ésto.  Y eso que pese a que un 13 a 1 sea humillante sólo con verlo, no deja de ser nuestro mejor resultado.

Entonces (o ilusos) os preguntaréis: ¿cómo es posible ser peor si se queda mejor? Pues os lo contaré, pero no me culpéis si de la risa se os desencaja la mandíbula.

Antes de nada decir que jugábamos contra un equipo con similares resultados a los nuestros (su mejor partido habian perdido de 10) lo que me daba (por lo visto sólo a mí) esperanzas de que el partido estuviera un pelín mas igualado de lo normal; pero no, paliza del copón. Que como puede ser? Ahora os explico la panda de descerebrados que juegan conmigo.

Jugador nº 1 (el portero): Éste jugó de portero la primera parte, recibiendo una cantidad nada despreciable de goles (como 8 me parece). Lo preocupante del caso es que no miraba hacia al campo... al menos no hacia el nuestro, pa verlo. El equipo contrario chutando desde el quinto pino, la bola va hacia el portero; y cual es mi sorpresa cuando veo que está mirando hacia el campo contrario (jugaban dos equipos de chicas), y al recoger la pelota de la red va y me dice: tiene buenas tetas la portera, eh? En resumen que el partido se la pelaba pero bien.

Jugador nº 2 (y le llamo jugador por no llamarle otra cosa): Éste es que es malo y no puede evitarlo, no sé, será algo genético, porque sino no lo entiendo. Ya normalmente no da un palo al agua, pero por lo menos le pone "algo" de interés. Ayer no. Se quedaba mirando a los jugadores del equipo contrario cuando pasaban a su lado (salvo una patada bien dada que le redime un poquito). Pero bueno, como es amigo no le mato.

Jugador nº 3: éste acostumbra a jugar mas o menos normal, pero ayer andaba. No sé si es que le dolían los pies, o era simple vagancia pasajera, el caso es que andaba, y lentamente...

Jugador nº 4: Éste corre siempre, al menos hasta que ya no puede mas (2 minutos después de empezar), en ése momento anda persiguiendo la pelota (nada que reprocharle, es malo pero le pone ganas).

Jugador nº 5: No juega mal, le pasa lo mismo que al de antes, que se cansa en dos minutos; con la diferencia que éste se queda en medio del campo y ni se mueve para arriba ni para abajo. Una especie de boya en el campo...  Es con el que me cabreé mas, otia, si no puedes correr, por lo menos ponte en defensa y haz bulto, que eres grandullón.

Jugador nº6: nada que decir de éste, corrió como un &%&% todo el partido detrás de la pelota; si todos hubieran puesto sus ganas ganábamos seguro (porque mira que era malo el equipo contrario).

Jugador nº7 ; u sease yo. Cojo pero corriendo por la pista (no tuve mi día pese a dar el pase de gol y plantarme dos veces solo delante del portero), pegando gritos a los vagos y pillándome un cabreo que pa que.

Incidencias: la segunda parte la jugamos casi entera con un sólo tres jugadores menos (o sea, uno menos en el campo), con el consiguiente desgaste extra... porque los otros tres se tuvieron que ir. En resumen: malos y cobardes. Pa matarlos a todos y que te den una medalla.
Publicar un comentario