miércoles, 30 de abril de 2008

La Estrella de los Elfos - Ciclo de la Puerta de la Muerte II

Como el viernes no creo que postee (sí!, tendré fiesta, oeoeoeoe), os dejo la reseña del libro semanal hoy. Se trata del segundo libro de la saga El Ciclo de la Puerta de la Muerte (supongo que acabaré reseñándolas todas).



Historia: Haplo, el patryn liberado del Laberinto, es enviado por el Señor del Nexo a Pryan, el reino del fuego. A bordo del "Ala de Dragón", Haplo cruza la Puerta de la Muerte y se dirige a ese sofocante reino donde la permanente luz solar y la abudancia de lluvias ha dado lugar a una jungla exuberante, tan inmensa que los humanos y los elfos viven en las copas de los árboles y sólo los enanos residen en las proximidades del suelo.

El mandato que lleva Haplo es sembrar el caos entre los habitantes de Pryan y preparar así el terreno para que los patryn puedan dominarlo. Sin embargo, las constantes guerras ya han conseguido este objetivo. Los enfrentamiento y el odio racial, mantenidos durante generaciones, no cesarán ni siquiera bajo la amenaza de aniquilación a manos de los legendarios titanes.

La Estrella de los elfos es el magnífico segundo volumen de la serie El ciclo de la Puerta de la Muerte, peltórico de imaginación y fantasía.


Con éste segundo libro de la saga, se nos presenta un nuevo mundo, que en nada se parece al anterior. Éste es un mundo realmente enorme, donde un árbol puede albergar a todo un país, y donde el rocío en una hoja puede ser el lago alrededor del que se articula una bella ciudad.

En éste mundo el caos ya campa a sus anchas, por lo que Haplo tendrá mucho menos trabajo en ése aspecto. Los humanos y los elfos están en guerra, mientras que los enanos se ganan la vida proporcionando armas a ambos.

La lástima es que las civilizaciones que habitan en éste mundo están destinadas a perecer: los legendarios titanes han reaparecido, y nadie es capaz de denerlos. Éstos gigantes están dotados de un poder mágico descomunal, y arrasan con todo lo que encuentran en su camino en una búsqueda desesperada.

Por otro lado tenemos una historia de amor en éste libro (o dos, casi tres), que pese a que no se desarrolle demasiado y quede en un segundo plano tras la masacre indiscriminada (que anda que no mola XD).

Como nota de fondo (y trama final) tendremos la búsqueda del patryn de sus antiguos enemigos; de los que sigue sin encontrar un rastro, ni los motivos por los que desaparecieron.

Personajes: Del libro anterior sólo repite Haplo (y su perro) del que no diré mas porque evoluciona mas bien poco desde el libro anterior (pese a que empieza a cuestionarse algunas cosas). Los demás personajes (importantes, o que duren mas de unas pocas páginas) son los siguientes:

Roland: Un humano traficante de armas, con una fachada de hombre duro y obstinado como pocos. Un personaje que es casi incapaz de mostrar sus sentimientos; incapacidad que le traerás mas de un quebradero de cabeza.

Rega: Pese a hacerse pasar por la mujer de Roland, se trata de su hermana. Trabaja con él como traficante de armas. Es mucho mas sincera con sus sentimientos que su hermano; y no duda en reconocer lo que siente para con Paithan. Una mujer de gran temperamento.

Paithan: Digamos que siempre ha sido una especia de hijo playboy de una familia rica, pero rica rica. Es un elfo al que le encantan las expediciones, y emprende una para vender armas y enriquecer a su familia. Es un elfo bastante humanizado, vamos, que se comporta en mas de una ocasión algo impetuosamente.

Aleatha: Hermana de Paithan, una elfa de las de antes XD. Sólo vive para cultivar su belleza, rompiendo los corazones de sus semejantes y sin fijarse demasiado en si pisa los trozos o no. A mí se me hace un personaje realmente odioso, sobretodo por lo repelente que llega a ser.

Drugar: El único enano que sale en el libro, y es que a los demás se los han pasado por la piedra ya cuando aparece (aunque él no lo sepa aun). Si los enanos de normal ya son hoscos, imaginaros a uno que sepa que es el último que queda de su raza. Y si encima cree que es el último porque las armas que pedía no han llegado a tiempo… Pues eso es Drugar, un enano resentido con unas ganas de ver morir a sus compañeros que no puede con ellas.

Zifnab: Personaje especial, pero que muy especial. Los habituales de éstos autores podréis reconocer en él a Fizban (de la Dragonlance), o incluso a Simkin (de la espada de Joram). Un anciano olvidadizo, que esconde muchísimo mas de lo que muestra y que tiene con él a un Dragón como mascota (o eso cree él XD). Revela cosas realmente interesantes como sin querer, y tendrá a Haplo con la mosca detrás de la oreja desde su aparición.

Opinión personal: En ésta segunda novela los personajes tienen algo menos de gancho que en la anterior; y la trama realmente importante tarda mucho en aparecer.

Durante gran parte del libro tendremos a nuestros personajes huyendo de los titanes y asistiendo a la destrucción que causan a su paso. Sentiremos su miedo y la desesperación que arrastran y vicia las relaciones entre ellos.

Veremos cómo el amor malentendido puede hacer mucho daño a los que lo sienten; y cómo el no aceptarlo es aún peor.

Y empezaremos a preguntarnos qué demonios hicieron los sartán para que los mundos estén tan mal como están.

Cuando descubramos cómo es el mundo no podremos menos que sorprendernos, y pensar el porqué es así (todos los mundos están diseñados para cumplir una función).

Nos reiremos con Zifnab (100% garantizado), y nos preguntaremos un montón de cosas que quedarán casi todas sin respuesta. Y es que pese a acabar la trama propia del libro, nos enseña bastantes más cosas de la trama de la saga, enganchándonos a ella y haciendo conjeturas sobre lo que puede haber pasado.

Es un buen libro, ligeramente inferior al anterior (para mí) y que plantea mas interrogantes de los que soluciona. Aunque bien hay que decir que en una segunda lectura (tras haber acabado la saga) entenderemos mucho mejor algunas cosas que nos quedaron sin solventar en la primera lectura del libro.

Valoración Personal: 8.
Nota en Amazon: 8,82.
Publicar un comentario