viernes, 4 de julio de 2008

En el Laberinto - Ciclo de la Puerta de la Muerte VI

Venga, que hoy os comento el sexto libro de ésta serie; y dejo pendientes los dos posts que quedan para cerrar el ciclo de los posts XD (7º libro y resumen de la saga).



Historia: Xar, Señor del Nexo, ha viajado al terrible mundo de Abarrach para aprender el arte secreto de la nigromancia, con la esperanza de formar un ejército de muertos y conquistar con él los cuatro mundos elementales. Sin embargo, descubre un modo más sencillo de conseguir su propósito. La Séptima Puerta, la cámara mágica que utilizaron los sartán para dividir el universo primordial, existe todavía y quien penetre en ella puede crear mundos... o destruirlos. Sólo existe una persona, Haplo, que conozca la ubicación de ese lugar. Xar envía a un asesino patryn con el encargo de matar a Haplo y volver con el cadáver, pues se propone utilizar la nigromancia para retornarlo a la vida convertido en un esclavo sin voluntad. Otro asesino anda también tras los pasos de Haplo. Hugh "la Mano" ha sido contratado por los kenkari para matar al patryn y la Hermanadad le ha provisto de una antigua arma sartán, la Hoja Maldita, para que lo ayude en su misión. Herido y debilitado, Haplo está a punto de caer víctima de sus perseguidores. Pero, cuando la Hoja Maldita se vuelve loca, todos ellos, incluido un Alfred aterrorizado que los acompaña muy a su pesar, se encuentran luchando por sobrevivir en el lugar más espantoso que existe: la mortífera prisión llamada el Laberinto.

Ya queda poco, las piezas están todas colocadas, sabemos porqué los mundos se hicieron así; sabemos prácticamente todo lo que pasó para que se desmembrase el mundo; y sabemos dónde está el poder que puede acabar con todo.

Vemos el Laberinto; un lugar donde la muerte está por todos lados. Y sobretodo vemos cómo viven en el Laberinto, y quién está encerrado en él (curioso, realmente curioso). Y encima Xar se queda encerrado con Zifnab (gran choque de personajes) con lo que veremos momentos realmente memorables.

Por su lado las serpientes siguen malmetiendo, creando unos malentendidos realmente importantes y ganando cada vez mas poder.

Por si fuera poco, nuestros protagonistas deben enfrentarse a sus miedos o acabar pereciendo (Haplo con el Laberinto, Alfred con… él mismo¿? y Hugh con su “estado”); las emociones de los personajes acaban de fijarse en éste libro; y prácticamente toda la trama también.

Vamos, que iremos saltando de un sitio a otro de los mundos, descubriendo ya casi lo útlimo que nos quedaba por descubrir; y viendo cómo los personajes acaban de situarse de cara a la gran batalla final (que habrá en el último libro).

Personajes: Aparece algún personaje mas, y sobretodo, se acaban de definir varios de los ya conocidos. Vamos a verlos uno por uno:

Haplo: El patryn que ha visitado todos los mundos, ha descubierto la séptima puerta y ha visto que no todo es blanco o negro, hay varias gamas de grises. Sus sentimientos se centran bastante; sabe realmente lo que siente por Alfred (no penséis mal). Y además tiene bastante claro lo que siente por Merit (la única persona de la que se fiaba dentro del Laberinto). Vemos a un Haplo ya maduro, con un objetivo y sentimientos muchos mas definidos y que actúa en consecuencia. Realmente mejorado.

Alfred: Si alguien pensaba que Alfred dejaría de tropezar con sus propios pies después de descubrir sus poderes en el cuarto libro se equivocaba, y de verdad. Sigue siendo el mismo de siempre, con cierta dependencia de Haplo, con su miedo habitual a cagarla y con el único añadido de unos curiosos arranques de valor (apoyados por su, eso sí, impresionante magia).

Hugh: El mas puteado de los personajes. En éste libro lleva un arma capaz de atravesar las defensas mágicas tanto de los patryn como de los sartán. Y encima tiene el problema de no poder permanecer muerto (aunque cascar puede cascar sin problemas). Un compañero oscuro para los protas, que tiene bastantes ganas de poder permanecer muerto.

Marit: La amante de Haplo en el Laberinto; tiene ciertos lazos afectivos con él (además de un supuesto niño, que no queda claro si existe o no hasta bien avanzado el libro). Se comporta un poco como el Haplo del principio: obediencia ciega a su señor y poca cosa mas. Además tiene ciertas dudas sobre lo que siente, lo que le da bastante interés.

Xar: El “Todopoderoso Señor del Nexo” es, en principio, el patryn mas poderoso que existe, el primero que huyó del Laberinto y bla, bla, bla… Un personaje que se preocupa (a priori) por lo que le pasa a su pueblo; pero que en realidad tiene ambiciones personales y poca cosa mas. El típico ejemplo del malo que se engaña a sí mismo, y que pasa de ser un personaje poderoso y carismático a rallar en la locura. Su búsqueda de poder le hace prestar oídos a las serpientes, lo que puede ser su perdición y la de todas las razas.

Zifnab: Ole! Un ¿sartán? Loco con mas años que la Puerta (sí, con mayúsculas) y que demuestra unos poderes y unos conocimientos que hacen dudar sobre su verdadera naturaleza. La relación entre él y “su” Dragón es realmente increíble; y pese a que parece un pobre loco (que en parte lo está), es probablemente el personaje mas lúcido de toda la obra. Los que conozcáis a Fizban o a Simkin sabréis a lo que me refiero.

Otros: Aparecen algunos personajes mas (como por ejemplo los coprotagonistas del segundo libro, que se quedan encerrados en la ciudad con Xar). Pero la verdad es que carecen bastante de importancia, y quedan como meros segundones para rellenar (bueno, hay un par de personajes que no, pero si los comento es un spoiler como una catedral XD).

Opinión personal: Éste libro es el central de la última triología que compone ésta saga. Si en el anterior veíamos cómo arrancaba la trama final (serpientes, Séptima Puerta y antigua lucha Sartán-Patryn); es en éste en el que realmente vemos cómo se desarrollan varias de éstas tramas.

A mi hubo dos cosas que me encantaron de éste libro; la primera ver el famoso Laberinto, así como descubrir alguno de los secretos sobre su pasado. Y la segunda fueron los trozos en los que el todopoderoso Xar intentaba comprender a Zifnab (uno de los personajes mas misteriosos de la saga).

Hay acción, mucha. Los combates son el pan de cada día en el Laberinto, y hasta que no llegan a un lugar mas o menos seguro, no dejas de notar el acoso sobre los personajes principales.

Las serpientes son malas, malas de verdad; y su maldad impregna absolutamente todo el libro. Lo mejor es que lían a la gente hablando (vale, intentan matar también), y crean malentendidos para que la gente se pegue entre sí.

Resumiendo: un libro realmente interesante, que ya deja encarrilado el final (el último es el libro mas fino de la saga); y en el que pasan algunas de las cosas mas interesantes de todos los libros. Me encantan también los personajes, que ya acaban de madurar durante éste libro. Altamente recomendable, como toda la saga!

Valoración Personal: 8.
Nota en Amazon: 8,90.
Publicar un comentario