viernes, 20 de febrero de 2009

Stephen King - Carretera Maldita

Tras acabarme el del pasillo de la muerte, me quedé con mono de Stephen King (es lo que tiene que un libro nos deje con un buen sabor de boca), así que ni corto ni perezoso me fui hacia mi pila de “pendientes” (pa verla) y me cogí éste Carretera Maldita que nos ocupa. Aquí tenéis lo que me pareció:

Historia: Escrita con el seudónimo de Richard Bachman, la novela versa sobre el terror que pueden provocar lo cotidiano. King la considera la peor novela de su heterónimo, porque no supo expresar el dolor que sentía tras la muerte de su madre al final de una larga agonía.

Es la historia de Barton George Daves, propietario de una importante lavandería industrial cuyo hijo muere de cáncer. Cuando deciden construir una carretera en el lugar que ocupa la lavandería, él se resiste a abandonarla. Obsesionado por la idea, sus relaciones personales se deterioran rápidamente. Su mujer lo abandona y se queda sólo en el local vacío para impedir que se construya la carretera. Rifle en mano y rodeado de explosivos, espera que vengan a desalojarlo.


Así pues tenemos a un directivo de una lavandería, al que la vida parece irle mas o menos bien, con una mujer que le quiere, un buen trabajo, etc… La cosa está en que al buen hombre le han expropiado la casa para construir una autopista, y una parte de él no ha podido aceptarlo.

De ésta manera veremos cómo no será capaz de asumir la pérdida de su casa (y lo que significa para él) en una espiral de autodestrucción realmente acojonante. Su cerebro irá haciendo cosas que él no acaba de reconocer, y es que se partirá en dos (dos personalidades), cada una tirando en una dirección.

Y poco mas tiene el libro.

Personajes: Uno, y nada mas que uno. Es verdad que sale la mujer, o un hombre de la mafia, e incluso un cura, algún empleado y un par de amigos. Pero ninguno de ellos tiene la mas mínima relevancia para la historia que se nos cuenta, y únicamente cumplen una función durante la novela.

El protagonista es Barton George Davis, un hombre de cuarenta años, con una mujer un poco mas joven que él y de los que se han hecho a sí mismos. En su interior se rompió algo hace unos años y no ha sabido superarlo. De forma que cuando le dicen que su casa será destruida no puede asumirlo y explota.

Pero explota de una forma un tanto silenciosa, poco a poco y cogiendo carrerilla hacia la locura. Así, los que le rodean se verán salpicados por sus actos.

Es un personaje bastante escalofriante, porque dentro de su locura es bastante entendible lo que hace, así que, o yo estoy un poco loco, o estamos todos así.

Opinión Personal: Es un libro ciertamente mas flojo que el del pasillo de la muerte, pero no por ello es un libro malo. Aquí no tenemos ninguna cosa sobrenatural, unos pocos personajes y un protagonista absoluto.

Stephen King quiere con éste libro adentrarnos un poco en la locura, pero en una locura cotidiana y entendible. Lo hace muuuy poco a poco, por lo que los pasos los vamos dando con él, y se nos antojan bastante lógicos.

Me ha recordado poderosamente a American Beauty (supongo que seré el único), sobretodo en el personaje protagonista, que parece la mar de normal, pero… en fin, que son personas que no acaban de cuadrar y van desviándose poco a poco a raíz a algún hecho que les rompe por dentro.

El libro se lee fácil y rápido (unas 6 horas, no creo que me durase mas), lo que le hace recomendable para los que queráis leer alguna cosilla ligera y que os deje un poco de mal cuerpo. A los demás, bucead en las reseñas que llevo hechas, que seguro encontráis algo.

Valoración Personal: 7.
Nota en Amazon: 7,46
Publicar un comentario