viernes, 9 de julio de 2010

La Penúltima Verdad

Éste libro fue uno de los elegidos en el ya defenstrado club de lectura de los espejos de la rueda, que parece que murió al entrar yo XD. El caso es que éste clásico de la ciencia ficción fue uno de los últimos libros a leer, y aquí os dejo mi opinión.

Historia: Año 2025 d.C. La población mundial vive bajo tierra en pequeñas factorías llamadas "tanques", fabricando complicados robots-soldados para la III Guerra Mundial. La información sobre el esfuerzo bélico proviene del pequeño grupo de valientes políticos que, con riesgo de sus vidas, permanecen en la superficie altamente radioactiva y plagada de peligrosas bacterias.

Lo que los valientes políticos cuidan de no mencionar es que la guerra terminó hace diez años atrás. Y los robots les sirven de criados en sus magníficas fincas de miles de hectáreas.


Pedazo de spoilers del tamaño de mi cabeza que se marcan en la contraportada XD.

El libro nos sitúa en dos puntos.

De un lado tenemos a uno de los que vive en los tanques subterráneos, que como líder de la colonia, debe subir a la superfície para intentar conseguir equipamento médico para uno de los miembros. Una vez arriba, se da cuenta que no está todo tan mal como les habían contando, y descubre poco a poco la verdad.

Por otro lado tenemos a uno de los que vive en la superfície, que sabe la verdad de lo que está pasando (lógicamente) y tras unos años de buena vida a costa de los encerrados, los remordimientos empiezan a apretarle.

A priori, la historia es bastante buena, y sin duda, un punto de partida inmejorable para la novela.

Personajes: Importantes hay poquitos, y prácticamente todos ellos tienen algún puntillo de estar al límite que les hace muy interesantes.

Nicholas Saint-James: Como presidente electo de uno de los tanques donde está confinada la humandiad, se le encomienda la tarea de subir a la superficie para conseguir materiales médicos. Lo que el pobre no se espera es que su mundo sea una mentira de la que se están aprobechando unos pocos a costa del trabajo del resto. Un buen personaje al que le falta un poco mas de espacio para llegar a desarrollarse del todo.

Protector Yancy: La cara visible de los que están en la superfície, es un supuesto héroe de guerra que da las noticias sobre lo que está pasando a todos los que se encuentran bajo la superfície. Lo hace mediante la televisión, el único medio de comunicación entre los tanques y el exterior.

Joseph Adams: Uno de los que escribe los discursos para Yancy; se verá envuelto en una trama para acabar con el régimen de la superfície y no tendrá muy claro cómo reaccionar.

Stanton Brose: El hombre que ideó la sociedad tal y como es en ese momento, y que cree que una mayoría debe sacrificarse para no acabar con los recursos del planeta a toda velocidad. Es un manipulador nato y un hombre muy inteligente.

Opinión personal: La Penúltima verdad es un buen libro, que quizá peque de tener una idea excesivamente buena. Sí, digo excesivamente buena porque luego el autor no está a la altura de la misma para desarrollarla correctamente, lo que te deja un poco con la sensación que podría haber sido mejor.

Aun así, no deja de ser un buen exponente de que los grandes emas tratados por los clásicos de la ciencia ficción siguen estando vigentes a día de hoy, ya que no nos es para nada difícil imaginarnos una sociedad en la que la gente viva aborregada debido a una información falsa proporcionada por los mismos dirigentes (a que no?).

Si os gusta la ciencia ficción y el texto de la contraportada (lo que va en cursiva al empezar la reseña) os ha llamado la atención, dudo mucho que el libro os defraude; eso sí, no os penséis que os encontráis ante una obra maestra, porque no es así.

Me he quedado con ganas de leer mas cosas de éste hombre, así que es posible que no tardéis demasiado en ver otras lecturas de Philip K, Dick por aquí.

Valoración personal: 7.
Nota en Amazon: 7.
Publicar un comentario