jueves, 4 de octubre de 2012

Los Tudor T4

Y llegamos ya a la última parte de la serie los Tudor, con una cuarta temporada que abarca los últimos años del rey Enrique, cuando su salud era cada peor, y sus pensamientos iban encaminados hacia lo que pasaría cuando él no estuviera.

Poco va quedando ya del joven vigoroso que se tiraba a todo lo que se movía y al que la energía le salía por cada poro de su piel. Los años, las traiciones, los cambios, los remordimientos y las enfermedades le han ido encerrando mas y mas en sí mismo, hasta el punto de no confiar prácticamente en nadie.
En ésta última temporada le veremos maniobrar políticamente tanto con Francia como con España, demostrando un poco mas de cabeza de lo que nos tenía acostumbrados. Una guerra contra los franceses ocupa gran parte de los capítulos, así como su relación con su última esposa.
Es una temporada de despedidas, donde los pocos personajes que han permanecido durante las cuatro temporadas se van despidiendo, ya mayores, cansados y algo mas sabios. En unas escenas que hacen coger añoranza por lo que han hecho.

Resumiendo: es un buen final de serie, que peca de lo mismo que las dos primeras temporadas, una pequeña irregularidad en el ritmo que le pesa y que no deja que la serie acabe de explotar como lo que es: una estupenda recreación de la vida de uno de los monarcas que mas cambiaron a su país, e incluso a la fe católica a nivel mundial.

A destacar las últimos capítulos, con una buena caracterización, en el que le vemos ya cansado y demacrado. Y sobretodo el último, un perfecto cierre tanto para el rey como para su mejor (y único) amigo; que dejaba las bases para seguir luego en una quinta temporada con los hijos, pero que sin el personaje encarnado por Jonathan Rhys Meyer sería ya otra serie.

La recomiendo? Sí, pero sólo si os gustan las serie de época (es excepcional la recreación de la corte) o simplemente si tenéis curiosidad histórica. A los demás os digo que le deis una oportunidad, pero que es posible que la dejéis de lado por la ya mencionada irregularidad en el ritmo narrativo.
Publicar un comentario