jueves, 7 de febrero de 2013

Supernatural T4 - Disco 4

Y ya está aquí el último disco de la cuarta temporada, otra tanda de capítulos para cerrar (o no) la trama de los ángeles y los demonios.
- Capítulo 79 (El salto del tiburon): Los protagonistas de la serie reciben una llamada en uno de los móviles de su padre: alguien que dice ser su hijo le pide ayuda por la desaparición de su madre.

Es posible que el idolatrado padre tuviera otra familia, otro hijo, de los que nunca les hubiera hablado?

Buen capítulo más por las reacciones de los dos protagonistas y por el tramo final que por el desarrollo en sí, que se me ha hecho algo sosillo (aunque es cierto que mientras veía el capítulo tenía un dolor de cabeza importante).

Lástima de hermano perdido, era un personaje que hubiera podido dar bastante de sí como recurrente.
- Capítulo 80 (El arrebato): Por el motivo que sea, el bueno de Cast se ha vuelto al cielo, dejando al hombre que ocupaba y sin dar ninguna explicación. 

Así, tendremos un capítulo en el que se mezclan los flashbacks de ése hombre, su deseo de volver con su familia y el misterio de dónde está Castiel. Suficientes elementos como para tener un capítulo entretenido, pero aún hay más: hacia el final Dean descubre el secreto de Sam. Está bebiendo sangre de demonio para mantener funcionando sus poderes; y no sólo eso, es adicto a ella.

Gran capítulo para encarar el final de temporada.
- Capítulo 81 (Cuando el dique se rompe): Hartos de tanto secreto y tanta tontería (del estilo de beber sangre de demonio) de Sam, su hermano y Bobby le encierran en el búnker anti de todo que tienen en casa de éste último.

El resultado? Que los que le encierran no están convencidos de estar haciendo lo correcto mientras que el encerrado se enfrenta a sus demonios interiores al más puro estilo yonki.

Capítulo de transición para el final de temporada en el que tanto reprimirse tenía que explotar por algún sitio.
- Capítulo 82 (El ascenso de lucifer): Al fin ha llegado el momento: tras tanto marear la perdiz, el último sello está a punto de caramelo, y Lilith se dirige hacia su ubicación para romperlo y liberar a Lucifer.

Sam, acompañado de Rubby, se encamina también hacia allí para acabar con Lilith y terminar de una vez por todas con el Apocalipsis.

Y mientras, a Dean los ángeles le retienen vete a saber donde, y le hacen un comentario de pasada: quieren que Lucifer vuelva para darle de hostias y limpiar un poquito el mundo. Lógicamente, Dean no lo acepta, con lo que se encaminará también hacia el lugar del último sello.

Un final de temporada más que decente, que deja las cosas interesantes para la siguiente y en el que se revelan varias cosas, tanto de los sellos como de los planes angelicales.
Publicar un comentario