sábado, 11 de mayo de 2013

Una pistola en cada mano


Si fuera por los actores que salen, no se me ocurre un mejor reparto posible para una película que el que tiene la película que nos ocupa. Y es que si por alguna cosa puede destacar con una pistola en cada mano es precisamente por la cantidad de grandes actores que pone en pantalla.

Y lo hace para contarnos con una escena tras otra en la que dos personajes hablan de sus problemas la miseria del género masculino actual.

Se podría decir que es un seguido de cortos que se conectan de una forma más o menos acertada al final, y que tratan multitud de problemas con los que el hombre se encuentra en la sociedad actual (desde problemas de pareja, fracaso laboral, pérdida, infidelidad…).

Son historia bien montadas, en las que destacan sin lugar a dudas los distintos duelos interpretativos, muestra de los buenos actores que hay en éste país.

Lo malo de la película viene cuando empiezas a sumar una historia tras otra, que el conjunto va haciéndose más y más largo, hasta que llega a cansar. Y no porque los del final estén peor que los del principio, sino porque en mi caso no ha funcionado el hacer una película de trocitos.

Si me lo hubieran vendido como una especie de ensayo, o simplemente un ejercicio interpretativo de alto nivel me hubiera entrado mucho mejor. Pero si vais a mirar el género en cualquier web de cine para informaros un poquito antes de ver algo, veréis que lo primero que sale es comedia, o comedia romántica. Y ni una triste sonrisa me ha hecho esbozar.

Un drama, serio, hecho por piezas y que intenta retratar una parte de la sociedad actual, eso es lo que os encontraréis si le dais una oportunidad a la película. Cosa que, por mi parte no os recomiendo.

Valoración Personal: 6.

Publicar un comentario