viernes, 16 de agosto de 2013

El Segundo Imperio - Las Monarquías de Dios IV


Tras tres libros muy buenos, entramos en la recta final de las Monarquías de Dios con su penúltima entrega.

Con el Segundo Imperio, Paul Kearney nos empieza a desvelar el principio del fin de su saga de literatura fantástica, una saga que espero vaya encontrando más adepros porque es de las buenas.

Y sin más, os dejo con mi opinión sobre novela.

Historia: Se acerca el final del conflicto que devasta el continente de Normannia. En el este, el general Corfe Cear-Inaf, al mando de los ejércitos de Torunna, ha detenido el avance merduk y se dispone a pasar a la ofensiva. Pero la batalla que le espera, una sangrienta lucha de ocupación en la que las atrocidades contra los civiles están a la orden del día, es un nuevo tipo de guerra que no todos tendrán estómago para soportar.

Mientras, al oeste del continente, un recobrado rey Abeleyn de Hebrion planta cara al desafío del consejo de los nobles, decidido a declararlo incapaz y establecer una regencia. Al mismo tiempo, un barco solitario retorna del Gran Océano Occidental, portando al avezado marino Richard Hawkwood y a todo lo que queda de la expedición que intentó colonizar el Nuevo Mundo. Hawkwood vuelve con un relato espeluznante de los horrores del Continente Occidental, y una carga muy especial en la sentina de su nave.

En el centro de Normannia, la Iglesia himeriana se consolida como poder temporal y se apresta a dar batalla a los reinos heréticos. Y haciendo sentir su presencia por todas partes como un mal viento, el archimago Aruan, líder de los practicantes de dweomer exiliados, teje su tela de araña y planea el futuro de dos mundos.

Con la de frentes abiertos que tenía el autor, ha decidido centrarse de forma cuasi exclusiva en la guerra entre Torunna y los Merduk. Una guerra que se inició en el primer libro de la saga y que acabará en éste.

Así, la mayor parte del libro describe la campaña militar entre las dos naciones con pelos y señales. Una campaña que no vive sólo de las batallas (espectaculares de verdad y perfectamente seguibles)  sino que tiene también intrigas políticas por ambos bandos, cosa que da más profundidad a los capítulos.

Quitando la espectacular campaña militar (de verdad, que es muy buena) tenemos también la vuelta de la expedición al Viejo Mundo, la reorganización de los reinos ramusianos, estabilidad en Hebrion (con el fin de muchas intrigas políticas) y, en resumen, el cierre de bastantes tramas.

Y es que si no fuera por la amenaza velada que se cierne sobre el mundo y que muy pocos conocen, éste libro podría haber sido un cierre de saga estupendo, con un montón de tramas cerrándose de forma satisfactoria y un ritmo endiablado.

Eso sí, lo que nos queda para el cierre de la saga promete ser cuanto menos épico.

Personajes: Como he dicho ya, la mayoría de la novela se centra en la campaña militar, así que no es de extrañar que los protagonistas de la misma sean los que más relevancia tienen.

En guerra: Aquí tenemos al protagonista ya de la saga, el soldado Corfe que se ha hecho con el mando de las fuerzas de su país y que dirige a la desesperada a sus mermados ejércitos contra un enemigo superior. Un hombre rodeado de soldados que le respetan y admiran; pero que por sus orígenes humildes es visto con desdén por los nobles de su país.

Destacan en ésta campo también los personajes del lado merduk, a los que veremos planear en su corte y reaccionar a los resultados de las distintas batallas. Además, en plena guerra tenemos un par de tramas adicionales: la revelación sobre las dos fes y la que protagoniza la antigua mujer del protagonista como concubina de su enemigo.

Hebrion: El otro principado que se llevaba todas las miradas en los anteriores libros es dejado un poco de lado. Pese a ello sigue avanzando hacia la recuperación tras la guerra contra la Iglesia, además de recuperar a su rey y, en definitiva, dar pasos hacia delante.

Otros: Aparecen también los tres supervivientes del viaje al Nuevo Mundo. Tres personajes que seguro tendrán mucho que decir en el último libro y que son de los pocos que tienen una idea aproximada de lo que se les viene encima

Se echa de menos algún capítulo más con los movimientos de la Iglesia, pero se entiende dada la importancia que toma la guerra.

Opinión personal: Pura adrenalina en la guerra, eso es lo que nos da la novela.

Lo mejor es que vuelve a centrarse en la parte que más satisfacción inmediata te da, con multitud de batallas, planes militares, muertes heroicas, intrigas por el poder, acercamientos afectuosos, dos iglesias acercándose también… y en medio de todo Corfe, ese hombre decidido a no fallarse a sí mismo y a proteger a su país.

Un libro que da la sensación de estar encarándolo todo para la gran confrontación futura entre los magos licántropos que vendrán del Nuevo Mundo y un Viejo Mundo roto entre dos o tres fes, lleno de luchas internas y con unos pocos líderes que parecen capaces de liderarlos en los duros momentos que se avecinan (aunque ellos no lo sepan).

Es ese cerrar tramas y no guardarse nada lo que hace que te quedes pegado a las páginas, sufriendo como el que más cuando las cosas van mal en la batalla, o empujando con tus ánimos una carga de caballería.

Posiblemente los que no disfruten con una buena campaña militar no habrán llegado ya a éste volumen de la saga, porque es muy parecido al que tuvimos en la primera novela. Pero la sensación de desesperación, de todo o nada, es mucho mayor en ésta.

Toda ésta adrenalina y ritmo narrativo se ven apoyados por lo fácil y accesible que lo hace todo el autor, creando imágenes vívidas de lo que sucede sin detenerse en descripciones superfluas sobre atuendos o intrigas. Todo pasa rápido, sin tiempo a respirar ni a detenerse.

Y en ese ritmo y nivel de acción hay pocos libros que lleguen al nivel de Las Monarquías de Dios. Sí, las intrigas políticas son bastante superficiales y no tienen tiempo de madurar, o puede que haya algunos pasajes a los que no les iría mal un poco más de reflexión; pero lo que hace bien, lo hace tan bien que se le perdonan los fallos y te sumerges en la lectura como pocas novelas consiguen sumergirte.

Totalmente recomendado.

Valoración Personal: 10.


PD: He disfruando éste libro como un enano, por si no se nota XD.

Publicar un comentario