jueves, 27 de marzo de 2014

Da Vinci's Demonds T1


Cómorl¿? Maldita sea! Cómo leches puede acabar una serie así? Pero si no resuelven nada y se queda como si faltara el último capítulo de la temporada!

En fin, cojo aire y os comento.

Da Vinci’s Demons es una serie del canal Starz, que va preparando el camino para cuando Spartacus se les acabe. Durante ocho capítulos, dicha serie nos narrará las peripecias de un joven Leonardo Da Vinci en la Florencia de los Medici.

La gracia del asunto está en que la serie es de todo menos biográfica. En el día a día de Da Vinvi se mezclará una sociedad secreta y su misterioso libro, el Vaticano que persigue ese conocimiento, la guerra entre Roma y Florencia, las disputas internas de la ciudad, amores y putiferios varios… un buen puñado de elementos para los ocho capítulos que dura.

Desgraciadamente para ella, es de esas que intenta ser algo a lo que no llega, y en lugar de ser honesta consigo misma, sigue aspirando a llegar a las cotas de calidad de Spartacus (en su propio registro).

El flojo inicio le lastra mucho, y si a eso le unimos unos medios escasos (aunque no estén mal empleados) y unos actores normalitos, nos da como resultado un producto que no pasa de medianía.

En el otro lado tenemos la ida de olla que es, en ocasiones, su guion. Un Da Vinci fumado, viajes en el tiempo, la aparición de Drácula… montón de situaciones imposibles que, curiosamente son lo que más me gusta. Ése irse de lo normal y abrazar toques de fantasía y momentos oníricos pueden ser un buen camino para seguir con ella.

No esperéis algo mínimamente histórico, por ahí no le entraréis a la serie. Tenéis que verla como una novela de Dan Brown centrada en la época de Da Vinci: divertimento semihistórico con acción y aventuras.

Lo curioso del caso es desde la mitad de la temporada más o menos, ha empezado a gustarme y no la he visto por obligación. Es por ello que me esperaré a ver la segunda temporada para ver si la recomiendo o no; lo que está claro es que si os llama la atención sabiendo lo que veréis, bien merece una oportunidad.

Publicar un comentario