miércoles, 16 de abril de 2014

Sandman #01

Empujado a ello por un reciente descubrimiento podcastero (al menos para mí) me he hecho con el primer número de la reedición de Sandman por parte de Ecc.

El podcast en cuestión se llama la Órbita de Endor, y cuando escribo esto llevo oídos 25 en apenas dos semanas…

Sé que Sandman es de esos comics que todo el mundo dice que son imprescindibles, junto a Watchmen, V de Vendetta u otros de la viñeta americana. Pero la verdad es que nunca me ha atraído el comic americano, y todo por culpa del dibujo.

Comento lo del dibujo porque no es que el comic americano esté mal dibujado, es que ese ir cambiando de dibujante casi de semana en semana me desconcierta demasiado, con lo bonito que es cuando el mismo dibujante se hace con toda la colección, como sí ocurre con los manga…

Pero bueno, lo dejaban tan bien que no pude resistirme a pedirme el primer número y ver si la cosa estaba bien o no.

La historia empieza con un grupo de magos que hace un ritual para encerrar a la muerte y aparece en su lugar su hermano pequeño: Morfeo (también conocido como Sandman en el mundo anglosajón). El pobre parece estar en las últimas, y es por ello que le encierran en una urna de cristal, robándole todo lo que lleva encima.

Los años pasan, el líder del culto se va haciendo mayor y no consigue nada de un Sandman que parece aguardar el momento en que huirá. Mientras, en el mundo hay varias personas que sufren trastornos del sueño derivados de la desaparición del señor de los mismos.

Hasta que consigue escapar, empezando una búsqueda de los tres artefactos que le llevará todo el tomo.

En éste primer tomo, que abarca los seis primeros números americanos, tenemos una historia autoconclusiva, de la que después se seguirán usando personajes y situaciones y que nos hace seguir a Sandman y algunas personas accesorias a lo que le ha pasado. Es una buena historia, contada con maestría y que tiene ese algo especial que atrapa.

Así que desde el punto de vista del guion no tengo nada que reprochar: al contrario. Me he encontrado con un comic que me ha tenido enganchado de principio a fin, provocándome sensaciones no siempre agradables pero que me empujaba a seguir pasando páginas para ver hacia dónde iba todo.

Y luego está el dibujo, cambiante incluso dentro del mismo número, con un único elemento unificador: las portadas de número. Son dibujos artísticamente impecables, altamente perturbadoras y constituyen una obra de arte en sí mismas.

Así, no me queda menos que decir que me está gustando mucho lo que llevo leído y que ya tengo el segundo tomo en casa.

Seguiré informando, pero es una obra que promete: profunda, entretenida y que te hace pensar.


Publicar un comentario