viernes, 23 de mayo de 2014

Osama

El libro que hoy os traigo pertenece a la tristemente cancelada colección de literatura fantástica de RBA; y digo lo de triste porque apenas duró un añito, y eso que contaba con algunos títulos mucho más que interesantes.

En ésta ocasión se trata de una novela titulada Osama, que paso a reseñaros a continuación.

Historia: Joe, detective privado, recibe el encargo de encontrar a Mike Longshott, autor de unas novelas pulp muy populares, protagonizadas por un personaje de ficción llamado Osama bin Laden. La tarea parece fácil, pero se va complicando a medida que se acumulan los misterios. Al mismo tiempo, Joe empieza a leer las novelas protagonizadas por Osama, que están repletas de actos de violencia, que se parecen sospechosamente a atentados reales de nuestro mundo. Sorprendido y confuso seguirá su investigación hasta descubrir el misterio que rodea al autor desaparecido.

El punto de partida de ésta novela no podía más sencillo: a Joe, un investigador privado le encargan buscar al autor de una serie de novelas sobre un personaje de ficción llamado Osama bin Laden, una búsqueda que poco a poco irá complicándose.

El relato nos narra dicha búsqueda al más puro estilo novela negra, con Joe viajando e investigando el paradero de dicho escritor. Lo curioso vendrá cuando vayamos viendo que hay cosas que no acaban de encajar, desconcertándonos poco a poco hasta que lleguemos a encajar las piezas del puzzle.

No es una trama especialmente original, al menos en su vertiente de novela negra, pero sí que tiene un puntillo extra de interés cuando mezclamos lo desconcertante con la búsqueda (como que lo real sea el mundo del protagonista y lo ficticio el de bin Laden, con multitud de referencias a cosas que realmente han pasado en nuestro mundo).

Mantiene cierta intriga y poco más.

Personajes: Siendo una novela autoconclusiva y no demasiado larga, sorprende la cantidad de personajes que llegan a salir. Aun así, principales hay unos pocos, que paso a comentar a continuación.

Joe: Empecemos como siempre con el protagonista, un hombre que fuma y bebe como un cosaco, la viva imagen del típico detective de novela negra. El buen hombre se embarca en un peligroso viaje por la petición de una mujer, un viaje donde descubrirá muchas cosas, incluso sobre sí mismo.

Mujer: Lo pongo así en genérico porque tampoco es que importe demasiado su nombre. Es la que empuja a Joe en la investigación, alguien por la que el protagonista siente cierta atracción inexplicable.

Otros: Hay unos pocos personajes más con cierta identidad, como los miembros de una sociedad que también busca a Mike, un detective privado colega de Joe u otra chica (drogadicta y prostituta).

Mike Longshot: El hombre a encontrar, aquel que escribe sobre un mundo donde Osama existe, con una saga literaria basada en una serie de atentados que no han sucedido en el mundo del protagonista.

Opinión personal: Es curiosísimo que ésta novela no me haya gustado y me haya tenido que forzar a tragármela como si de un mal medicamento se tratara.

Por qué? Pues porque tiene los elementos que acostumbran a gustarme, o que al menos pueden atraerme a priori. Y son los siguientes:

Una narración basada en las frases cortas, con multitud de diálogos y capítulos de apenas dos a cinco páginas. Esto debería darle ritmo al libro y ganas de leer un capítulo más.

Género negro, con investigación, bares sórdidos, drogas y un gran misterio de fondo. En serio, se puede molar más?

Buena ambientación, como un país asiático, París o Londres.

El punto de intercalar partes del libro ficticio donde se narran atentados reales y muy recordados por cualquiera que no viva dentro de una cueva.

Con todo esto uno pensaría que al menos quedaría algo resultón, pero al mezclarlo y agitarlo todo nos queda un libro muy raro, que no sólo falla en una trama que acaba dándote igual y dejándote con la sensación de haber perdido el tiempo en gran parte de la novela; sino que tampoco consigue engancharte en las pequeñas cosas, ya que la forma de narrarlo se me hace muy pesada.

Esas frases cortas son tan descriptivas como lo que Joe va viendo al andar por la calle como, pero recargadas innecesariamente para parecer que el autor escribe bien. Así queda un batiburrillo entre la velocidad y la floritura muy raro, que lo único que consigue es sacarte sin compasión de la novela.

Por último mencionar las idas de olla (con una explicación poco agraciada al final), momentos en los que te deja el capítulo una sensación de irrealidad buscada, pero que de nuevo vuelve a sacarte de la narración.

Tiene algún momento bueno, una idea interesante, un protagonista con cierto carisma y una buena ambientación; pero fuera de eso es una novela floja, con demasiados errores y poco ritmo como para enganchar durante las trescientas cincuenta páginas que dura.

Una pena, porque le tenía muchas ganas, y ha acabado siendo la mayor decepción en lo que va de año.

Valoración Personal: 4.

PD: Parece ser que la novela nace de una serie de experiencias cercanas al terrorismo del autor, que encuentran su válvula de escape en éste libro.
PD2: Hay un capítulo con los últimos momentos de algunas víctimas en primera persona que es lo mejor de la novela con mucha diferencia.


Publicar un comentario