sábado, 15 de noviembre de 2014

Divergente

De vez en cuando apetece ver alguna película que ha pasado sin pena ni gloria por los cines del país, aunque se trate de la enésima adaptación de un libro juvenil con protagonista femenina (Cazadores de Sombras, Los Juegos del Hambre, Crepúsculo…) y éste es el caso de Divergente.

La película (primera de una saga de 4) nos cuenta la historia de una ciudad en un futuro post apocalíptico, en principio la única que se mantiene “en pie” y con gente viviendo sus vidas en su interior. Lo curioso del caso es que dicha sociedad se ha dividido en cinco partes, cada una encarnando una virtud y a la que la gente decide unirse al llegar a la edad adulta (provengan de la facción que provengan).

Parece que el sistema ha funcionado durante un tiempo, ya que la gente es feliz entre los afines y haciendo lo que le gusta; pero hay unos pocos que no encajan en ninguna de las facciones (o en más de una), éstos son los Divergentes.

Como no podía ser de otro modo nuestra protagonista es una divergente a punto de pasar por el rito de tener que elegir facción. Ella proviene de abnegación (la facción que gobierna) pero parece no tener claro cuál elegir.

La película enseguida nos pone en situación, pero todo el trozo antes de la elección de la protagonista se me antoja muy bien hecho, realmente sorprendente por lo distinto y bien contado que está todo.

Porque una vez elige todo cae en una película bastante tópica, con ella intentando hacerse un hueco en su facción, con luchas internas, instructores con mala leche, amigas y amigos nuevos, un chico que le gusta… y de fondo lo que parece un intento evidente de la facción de los inteligentes por destronar a los que gobiernan.

Son dos partes bien diferenciadas, y lo raro es que la que me haya encantado sea la de presentación, pasando a ser una peli de acción más una vez se entra en materia. Una auténtica pena, porque la cosa pintaba realmente bien.

Por suerte la cinta cuenta con suficientes elementos interesantes como para que valga la pena echarle un ojo: un planteamiento interesante que se desarrollará más en las tres películas siguientes, unos actores secundarios bastante conocidos (me refiero a los adultos, aunque los jóvenes están correctos, sin más) y un buen ritmo que no aburre en ningún momento.

Lo malo es la sensación a haberlo visto todo ya una vez pasa el minuto 30/40 de película, donde la originalidad se va diluyendo.

Los efectos especiales son bastante correctos, pese a notarse que no es una película con intención de romper la taquilla. Una especie de intento a ver que tal, y se funciona ya pondrán dinero del bueno en sus continuaciones.

Resumiendo: una película de la que no esperaba nada, que me ilusionó al principio y me entretuvo después. Una cinta más para pasar una tarde que no aporta gran cosa pero que seguro os tendrá distraídos si os va la temática.

Valoración Personal: 7.


PD: Igual me leo las novelas, alguien me las recomienda¿?
Publicar un comentario