sábado, 10 de enero de 2015

Pompeya

Si un actor empieza a mostrar cierto potencial en una serie es de recibo que tarde o temprano acaben por caerle papeles en películas de mayor o menor presupuesto, y éste ha sido el caso de nuestro John Snow, de Juego de Tronos.

El actor protagoniza la película de la que os hablo hoy, una película de efectos especiales en la que veremos la destrucción de Pompeya.

El problema viene cuando esa destrucción no llega hasta los últimos (y espectaculares) quince minutos, teniendo de rellenar el resto con una pseudorevisión de Gladiator, con escenas de acción pilladas por los pelos y una historia de amor que en ningún momento llega a emocionar.

Así, tenemos a un protagonista esclavo vendido como gladiador y que intenta sobrevivir como buenamente puede que se enamora de la hija del “alcalde” de Pompeya y se enemista con el futuro marido de la misma (senador romano). Y ya está.

De verdad que la simplicidad del metraje es de estudio, con argumentos planos, escenas absurdas y una especie de cortar pegar de otras cintas intentando emular lo que funciona pero sin conseguir en ningún momento entidad propia.

Los actores los pobres no pueden hacer nada para levantar el desbarajuste en el que se convierte todo, y ni Harrington, Sutherland, Moss o Akinnouye se hacen creíbles por mucho que pongan de su parte.

Una pena, porque la acción final, aunque pasada de vueltas, funciona bastante bien y te da la sensación de que esto funcionaría mejor como un corto de esos últimos minutos que como el todo que es la película.

Lo bueno? Que apenas llega a la hora cuarenta, así que tampoco le da tiempo a hacerse demasiado pesada.

Lo malo? Perder tu tiempo viendo éstas películas que no llevan a ningún sitio.

Valoración Personal: 4,1.
Pompeya (BD 3D + BD) [Blu-ray]
Publicar un comentario