lunes, 16 de febrero de 2015

El Mentalista T6

Antes de empezar debo decir que no tenía muchas esperanzas puestas en ésta temporada. Una pena, porque el mentalista había sido una de mis series favoritas, pero con el paso de los años había caído en la monotonía de saber que alargaban cual chicle todo el tema de John el Rojo. Era una serie estancada.

Y cuál ha sido mi sorpresa al ver que con la sexta temporada al fin han hecho caso a mis peticiones: ocho capítulos iniciales simplemente geniales para finiquitar lo que venía arrastrando y lastrando una gran serie.

Pero la pregunta estaba en si iban a ser capaces de remontar una serie sin su motor, más de media temporada por delante y futuras temporadas (al menos una) ya confirmadas me hacían temer que éste no tendría rumbo fijo.

Y de nuevo me sorprendieron gratamente. La segunda mitad de la temporada sirve para que nos hagamos una idea de por dónde irá la serie en el futuro: nuevos escenarios, nuevos personajes, casos que pueden (o no) durar varios capítulos… y lo más importante de todo: evolución.

Una evolución que se nota en la figura de Patrick, el hombre que había estado obsesionado durante muchos años con acabar con alguien y que una vez pasada esa etapa de su vida vemos cómo empieza a abrirse de nuevo.

Las dinámicas personales cambiarán, los casos tienen el potencial para ser más interesantes y el mundo del mentalista se abre a nuevos frentes sin aparente miedo.

Dicho lo cual tengo que admitir que ésta ha sido la temporada que más he disfrutado de los últimos años, con un último capítulo muy emotivo (que podría ser el cierre de la serie perfectamente) y de la que espero grandes cosas en los próximos años.


Larga vida al mentalista.
Publicar un comentario