sábado, 21 de febrero de 2015

Iron man

Señoras y señores, con el advenimiento (es lo que parece según a quién leas) de la segunda película de los Vengadores, unido al inicio de la Fase 3 de Marvel me ha dado por hacerme con (y revisitar) las películas que han conformado los cimientos de éste gran universo cinematográfico.

Y qué mejor manera de empezar que por el principio¿?

Ironman es una película de 2008 que inicia la andadura del universo Marvel en el cine tal y como lo conocemos a día de hoy, un movimiento que venía a competir con las películas de Spider Man y las de X-Men (de Marvel, pero con los derechos cedidos a otras empresas).

Como todo film de éstas características que no tenga un 2+ detrás, en Ironman se nos presentaba el inicio del héroe embutido en armadura. Ese Tony Stark interpretado por Robert Downey Junior.

Stark es un fabricante de armamento para el ejército americano, un auténtico genio y un playboy consumado que no tiene reparos en hacer lo que quiere y cuando quiere. Pero por azares del destino (o no) será secuestrado por un grupo terrorista y obligado a replicar la mayor arma de su arsenal; dicha experiencia le cambia, haciéndole sentir que debe hacer algo más: construirse una armadura y luchar contra la injusticia!

Estamos ante una película de duración media (unas dos horitas) que nos narra a la perfección cómo es y qué hace Tony Stark. Para hacerlo cuenta con un reparto bastante bueno encabezado por el ya mentado Robert Downey, un actor que ES Tony Stark. Le acompañan Gwyneth Palthrow y Jeff Bridges como su ayudante y su mentor, así como Terrence Howard como su amigo dentro del ejército.

El desarrollo de la película es bastante clásico, cosa que no evita que destaque sobre otras producciones (todas las demás películas de presentación de la Fase 1) gracias a su muy bien medido ritmo, sus buenos efectos especiales y a que Stark se come la pantalla cada vez que sale.
Visto lo que vino después (y que comentaré en un futuro no muy lejano) creo que estamos ante la mejor película de presentación de un solo Superhéroe quitando la Batman de Nolan. Una película que destila buen hacer, acción y humor, además de meternos en la piel de Tony Stark como ninguna de sus sucesoras llegará a hacer (Ironman 2 y 3).

Vale la pena? Sin ningún tipo de duda: una película con siete añitos por la que no ha pasado el tiempo y que se me antoja imprescindible a poco que os guste el universo cinematográfico que ha creado Marvel. Y para muestra un botón: la ví el mismo día dos veces, una en castellano y otra en versión original (mejor en castellano).

Valoración Personal: 9,2.



Publicar un comentario