martes, 10 de febrero de 2015

Predicador #7

Al fin ha llegado a mis manos el séptimo tomo de Predicador, un tomo que ha costado un poco obtener más por fiestas navideñas que otra cosa. Pero lo bueno es que ya lo tengo y ya lo he leído.

Tengo que decir que me ha encantado.

El tomo en sí gira en torno a la estancia de Jesse Custer en el pueblo de Salvation, un pequeño pueblo Texano donde decide tomarse un respiro de tanta persecución y aclarar sus ideas respecto a lo que ha estado haciendo y lo que debe hacer.

El buen hombre enseguida se hace Sheriff del pueblo, posición que le enfrentará a un magnate de la industria cárnica dispuesto a hacer lo que sea con tal de acabar con la mosca cojonera que acaba de salirse.

Se trata de un tomo más relajado, sin tanta épica, pero no por ello falto de la acción y la mala leche que destila predicador. De hecho creo que la historia (autoconclusiva) y las subtramas que van apareciendo durante la misma (muy chulas) es de lo que más me ha gustado en lo que va de obra, incluso más que esa batalla en el desierto o el viaje a Europa.


Me da que el guionista supo tomarse el respiro necesario antes de la traca final (quedan sólo dos volúmenes) y lo hizo creando un tomo que tiene un gran valor como lectura independiente, pero gana cosa mala dentro de la historia general. Totalmente imprescindible.


Publicar un comentario