viernes, 29 de mayo de 2015

Un Mago de Terramar - Terramar I

Como si no tuviera suficiente con algunas de las sagas que tengo abiertas, me ha apetecido adentrarme en uno de los clásicos de la literatura fantástica, un libro de finales de los años 60 que llevó a la fama a su autora: Ursula K. Le guin.

Hoy os hablaré de un Mago de Terramar.

Historia: Estamos ante un libro que actualmente se publica junto a su continuación, así que no os pondré el texto de la contraportada para evitar spoilers de futuros sucesos.

La novela nos narra la historia de Ged, un joven nacido en las tierras de Terramar como hijo de un herrero y que desde temprana edad demuestra cierta habilidad por la magia. Así pues, le acompañaremos durante los primeros años de su vida, desde su más tierna infancia hasta su búsqueda de una sombra oscura que pretende arrebatarle el alma cuando apenas es un hombre hecho y derecho, pasando por su formación como mago de pleno derecho.

Es una historia en la que suceden bastantes cosas, con capítulos cuasi cerrados en los que el protagonista o emprende un viaje o hace frente a una etapa vital en su crecimiento como persona y como mago.

Se trata de una trama interesante, aunque por desgracia el modo de narrarla se aleja mucho de lo que a día de hoy se consideraría un libro ameno, haciéndose algo pesada en ciertos tramos, aunque eso irá mejor explicado en mi opinión personal. Debería valeros saber que estamos ante un libro muy clásico con lo bueno y lo malo que tiene ésta palabra.

Personajes: En éste aspecto nos encontramos ante un libro un tanto peculiar, ya que pese a que pasan unos cuantos personajes por las páginas del mismo (cada capítulo parece tener los suyos) tenemos un protagonista tan central que salvo un par o tres de excepciones se come a todos los demás. Vayamos a los que destacan.

Ged: El protagonista. Ya desde el principio sabremos que su vida será un no parar de aventuras y se convertirá en el más grande mago que haya habido jamás, pero aquí le veremos en la primera de ellas, una que le enfrentará a la oscuridad que tiene en su interior, que ya sea motivada por la curiosidad o la arrogancia saldrá al exterior en la forma de una sombra que quiere acabar con él.

Para ser el protagonista tenemos un personaje que se deja llevar bastante por los acontecimientos y al que cambian bastante algunos golpes de su vida.

Algarrobo: En la isla donde los magos aprenden a usar su poder Ged hará amistad con éste simpático personaje, el típico amigo contra viento y marea que estará allí cuando el protagonista más le necesite.

Orión: Primer maestro del protagonista, un mago que ve el gran don que tiene Ged y le ayuda a desarrollarlo, una figura paternal y en la que encuentra cierto consuelo.

Otros: Como he dicho al principio hay otros personajes, pero su función es más bien circunstancial (aunque puede que alguno vuelva en el futuro). Entre ellos podría destacar la tía del protagonista (una bruja que le enseña algunas cosas), su némesis en la escuela de magia, un dragón, la hermana de Algarrobo o una misteriosa chica que aparece dos veces. Pero como he dicho son personajes que tienen más un uso funcional que un auténtico trasfondo o profundidad destacables.

Opinión Personal: Debo admitir que es la primera vez que me acerco a una obra de Ursula K Le guin, algo realmente curioso cuando soy un fan del género y estamos ante uno de sus mayores representantes durante bastantes años. Y más curioso aun es que no me haya acercado antes a ésta obra teniendo en cuenta que la película de imagen real me gustó mucho en su momento.

Circunstancias personales aparte, el hype con un Mago de Terramar era muy alto: una obra clásica de la literatura fantástica (va camino del medio siglo) con buenas críticas y alguna secuela.

Lo primero que llama la atención es el mundo dividido en pequeñas (o no tan pequeñas) islas, un mundo donde se viaja en barco y donde el mar es tan o más importante que tierra firme.

Luego está la narración, principal escollo para disfrutar de ésta novela. Se trata de un libro denso, que te cuenta lo que pasa a matacaballo, sin detenerse demasiado y con muy pocas líneas de diálogo. Es algo que no estaría mal del todo si no diera la impresión constante de ir saltando de un lado a otro sin ton ni son (excepto el tramo inicial) en un viaje constante durante media novela que lejos de aportar variedad de escenarios y momentos épicos lo que hace es marear y alejarte de la historia.

Personalmente creo que es una novela que a día de hoy no tiene nada que hacer si se la compara con muchas de las actuales, incluso queda a años luz de obras maestras como el Señor de los Anillos con la que comparte la etiqueta de clásico. Un libro por el que el tiempo ha pasado y que le ha dejado bastante atrás.

Y es una pena, porque la misma historia y las mismas ideas contadas de otra forma y con algo más de espacio hubieran podido ser un viaje realmente mágico junto a Ged. Contados así son una novela normalita con buenas ideas pero sin la habilidad para enganchar al lector.

Sé que hay tres novelas más en éste mundo y con éste personaje, la siguiente la leeré (tengo el libro donde están las dos juntas), pero si no mejora creo que será otra de esas sagas a medias a las que será difícil que vuelva.

Valoración Personal: 5,5.

Nota en Amazon: 8,2.
Publicar un comentario