martes, 2 de junio de 2015

Fairy Tail #41

Volvemos a la carga con el tomo #41 ya de Fairy Tail, esa serie que va tirando mediante una saga tras otras sin demasiada conexión y que deja lo que es la trama de la colección para momentos tan puntuales que apenas aparecen.

Dejando de lado que es una obra que funciona únicamente a base de tópicos y un autor que sabe utilizarlos para hacer el manga molón, tenemos un tomo que sigue (y acaba) la historia de los gigantes congelados, una trama que va de combate en combate pero sin que aparezcan los pesos pesados del enemigo y que sirve de excusa para presentar a la figura de los Demon Slayer.

Los combates son entretenidos, pero más porque los protagonistas son pequeños y deben usar el ingenio que porque el enemigo sea carismático.

Un tomo de transición a la espera que vuelva a aparecer una saga más larga, entretiene, divierte y está bien dibujado (además de tener buen ritmo) como todo lo que hace su autor. Por desgracia sustancia no tiene ninguna y el fanservice está llegando a unos niveles incluso ofensivos.

La seguiré comprando porque sé que me divierte, pero a día de hoy dudo que la empezara desde 0 si supiera lo que iba a encontrarme.


Publicar un comentario