lunes, 26 de octubre de 2015

Alias T1

No ten muy claro aún el porqué, pero el caso es que he decidido empezar otra serie, pero en éste caso se trata de una que no me llamó en su día, pero que años más tarde me ha hecho verla. Os estoy hablando de Alias.

Para los que no sepáis de qué va el invento, estamos ante una serie que nos narra la vida de una chica que estudia en su vida civil mientras que en su vida laboral se dedica a hacer misiones secretas para una agencia secreta llamada el SD6.

La cosa se complica cuando en el primer capítulo descubrimos que el SD6 no trabaja para el gobierno americano, son una agencia aparte a la que la CIA está investigando. En ese momento la protagonista se convierte en una agente doble.

Por si no fuera suficientemente complicada la cosa, su padre es otro agente doble, y sus amigos de la agencia no saben que no trabajan para el gobierno, así que debe mentirles.

Y encima tenemos un inventor renacentista y visionario que parecía tener tecnología futurista…

Los elementos que componen la serie son lo suficientemente potentes como para llamar la atención, y si encima sabemos que los capítulos son en su mayoría procedimentales llenos de acción en la búsqueda de algún artefacto, en distintas localizaciones (montones de ellas) y momentos límite abundantes, pues como que la serie llama más.

Así pues, tendremos la vida normal de chica universitaria (con amoríos y esas cosas) mezclada con la de agente secreto casi a lo James Bond. Una combinación que funciona objetivamente bien pero que a mí no ha acabado de convencerme.

Lo primero es que en muchos momentos se le notan los años, pero no lo suficiente como para tirar de espaldas (como pasa con Buffy); ha envejecido dignamente e incluso a día de hoy se le perdona el tiempo pasado.

Lo segundo es un exceso de giros. Me explico: una serie con veintitantos capítulos con veintitantas situaciones límite distintas llega a cansar. Al menos en 24H eran consecuencia una de otra, no misiones indistintas.

Y para terminar está es el aspecto culebronesco, algo que no tiene por qué estar mal. De hecho es de lo que más me ha llamado la atención (el amigo, el agente de la CIA, el padre, la madre muerta…) las relaciones personales son de lo que más me ha gustado en ésta primera temporada.

Resumiendo: Alias es una serie más que digna que, encuadrada en su año de producción gana incluso más. Una de esas para desconectar la cabeza y dejarse llevar por sus tramas imposibles y escenas de acción/espionaje pasadas de vueltas (la protagonista hace de todo), con sociedades secretas, fantasmas del pasado y agentes secretos a tutiplén.

Así que si no os importa que la serie esté pasada de vueltas y os cae bien su protagonista (Jennifer Garner) tenéis una primera temporada bastante digna. Y lo mejor: promete mejorar en la siguiente.


Si preferís estar a la último y no os va revisitar series ya algo pasaditas, pasad de largo.
Publicar un comentario