jueves, 19 de noviembre de 2015

Once Upon a Time T4

Otra serie cuya temporada llega a su fin en mi reproductor habitual, en ésta ocasión se trata de una de esas series que no tengo muy claro por qué sigo mirándola. No es otra que Once Upon a Time en su (ya) cuarta temporada.

La serie de los personajes de cuento en el mundo real sigue adelante contra viento, marea, y una calidad media que algunos dirían discutible, yo digo que es lamentable.
 
Me parece mentira que una serie como ésta lleve ya tanto tiempo en antena. Algo que empezó con una premisa interesante pero que temporada tras temporada ha demostrado que únicamente sirve para hundirse más y más en la miseria.

En ésta ocasión tenemos varias tramas a lo largo de la temporada, empezando por una que intenta explotar el interés de las chicas de Frozen añadiéndolas al casting y haciendo girar el mismo en torno a la tía de ambas.

Es verdad que durante los veintitrés capítulos tenemos momentos que podrían redimir la temporada (a todas luces mejor que las dos anteriores, al menos tiene sentido), incluso algunas de las tramas posteriores (el autor, el corazón de Rampel, las tres brujas, el amor de Reggina, etc…) tienen cierto interés, pero no consiguen quitarme la sensación de estar ante una de las series más desaprovechadas de la historia de la televisión, con unos personajes con cierto carisma y conocidos están haciendo algo que no dejan de ser aventurillas sin más, con giros de guion vergonzantes y que son más sangrantes aun cuando sale algún capítulo bueno.

Dicho lo cuál es la mejor temporada hasta el momento, y eso que ni los efectos especiales dejan de ser grotescos (dignos del peor scy fi) ni algunos actores dejan de merecer una muerte lenta y dolorosa (Blanca a la cabeza), pero el caso es que las nuevas incorporaciones tienen su gracia, y el conjunto incluso tiene algo de sentido.

Eso sí, no tengo muy claro que, de ponerle nota ésta llegara al cinco.


Y porqué sigo viendo esto? Por completismo y problemas mentales propios que no vienen al caso. Así que ya sabéis, si no la habéis visto, no la empecéis.
Publicar un comentario