lunes, 16 de noviembre de 2015

PS4 - The Unfinished Swan

Sigo en racha con los juegos indie para PS4. Como ya sabéis la suscripción la PSPlus no deja de darnos juegos de éste estilo (de mayor o menor calidad), dejándose los juegos grandes para el futuro (al menos a junio 2015, que es cuando escribo esto).

Entre éstos indies uno debe discriminar o se pasará el tiempo de ocio jugando a ellos, perdiéndose los auténticos juegazos por los que se ha comprado la consola (The Witcher III). Pero de vez en cuando pruebas uno y te llama la atención, como ha sido el caso de Unfinished Swan.
Historia: Somos un niño cuya madre acaba de fallecer, dejándonos en herencia una pluma muy especial y un cuadro inacabado. La pluma es especial porque la usaba para pintar todos sus maravillosos cuadros, y el cuadro también porque muestra un pato (o cisne) al que le falta un trozo por acabar.

Así que ni cortos ni perezosos nos acercamos al cuadro, entrando en un mundo de blancura total que iremos descubriendo gracias a nuestra pluma (o pincel).

Un mundo con unas cuantas pequeñas historias que se irá desgranando según avancemos y descubramos algunos de sus secretos.

La trama se nos cuenta a modo de cuento, de los de siempre, con moraleja incluida. Además, lo hace poco a poco y con buen gusto. De todos modos es algo accesorio que no llega a atrapar y que simplemente se agradece.
Apartado Técnico: Si por algo entra the Unfinished Swan es por los ojos, con un apartado artístico que además influye en la jugabilidad del título. Así, nos encontramos con un escenario totalmente blanco (al principio) que iremos viendo según le tiremos tinta encima, destacando los bordes de los objetos y paredes.

Esto poco a poco irá cambiando, adquiriendo más colores y ganando incluso en amplitud los escenarios.

Se trata de un juego muy bonito de ver, cuyo tramo inicial me parece una auténtica maravilla que va perdiendo en capacidad de asombrar a medida que avanzamos en la trama.

Como he dicho, es en lo artístico en lo que destaca, siendo un juego que perfectamente podría funcionar en PS3 e incluso creo que en la 2 (texturas planas, sin apenas enemigos, escenarios cerrados, etc…).

En lo sonoro nada que destacar, totalmente minimalista y discreto.
Jugabilidad: Tenemos delante una aventura en primera persona que nos empuja a continuar resolviendo puzles con la tinta que suelta nuestro pincel, ya sea negra al inicio o en forma de agua más adelante (y pudiendo mejorar mediante unos globos coleccionables).

Es una premisa muy sencilla, con puzles que juegan con el espacio más que con otra cosa pero que desgraciadamente se van repitiendo. Así, puede que un tramo del juego se supere de una forma, el siguiente de otra, y así, mezclando en muy pocas veces los distintos métodos para dar más variedad.

En éste sentido tenemos un juego que peca de sencillez, apostando más por la repetición que por la auténtica originalidad.
Opinión Personal: Al empezar el juego pensaba que sería uno de esos que abandono a la hora para pasar a cosas más serias, pero el caso es que durante lo (poco) que dura me ha tenido muy entretenido, disfrutando de los contrastes de su apartado visual y avanzando sin problemas por una aventura sencillita que niños de siete años podrían terminar sin mayores problemas.

Con éste enfoque ha sido un juego que me ha parecido original, pero más por lo poco que me acerco a propuestas con puzles que porque el juego realmente lo sea, ya que las mecánicas (más allá de la sorpresa inicial) no son nada del otro mundo, y te invita a seguir jugando por la curiosidad de qué será lo siguiente que verás en pantalla.

Es un juego que vale la pena recomendar? Creo que no. Un juego de éste estilo es un entretenimiento ligero para cuando no hay otra cosa, que no quedará en la memoria de los jugadores por nada más allá de algunas vistas concretas, olvidándose rápidamente.

Así, sólo os diría que le echéis un tiento si lo veis por menos de un eurete (en steam es bastante posible) y os ha llamado la atención. Es un juego especialillo, que a mí me ha gustado pero que no me atrevo a recomendar.

Valoración Personal: 6,5.
Valoración Metacritic: 8,3
Publicar un comentario