viernes, 4 de diciembre de 2015

Sonrisa de Madera

El libro que hoy os traigo  es la segunda novela publicada por Cristian Blanco. Tras una muy buena Poseídos pasamos a una nueva entrega dentro del género del terror con Sonrisa de Madera.

Vale la pena entrar en el mundo de éste escritor?

Historia:  Cuando una presencia maligna y oscura les sonría desde un inanimado cuerpo de madera descubrirán porque Martino estaba escondido en el sótano. 

Estamos ante una novela de género, en la que una familia normal de Barcelona encuentra en casa de su tío recién fallecido un muñeco de ventrílocuo con el que el buen hombre parece que se ganó la vida en su juventud.

No entraré más en la trama porque ésta es sencilla y directa, así que si profundizo demasiado en ella empezaré a spoilear. Lo que sí puedo deciros es que estamos ante una historia de terror clásica que hace honor al género al que pertenece y que realmente llega a dar miedo.

Qué le pasará a la familia? Tendréis que leerlo para descubrirlo.

Personajes: Dada la extensión de la novela y lo centrada que está en lo que le sucede a la familia principal lo normal sería que no hubiera personajes con carisma fuera de la misma. Pues bien, hay unos cuantos que incluso con apenas un par de esbozos y algo de su historia personal también saben hacerse con un hueco en el libro. Incluso hay uno del que no hablaré que tiene carisma como para soportar novelas por sí mismo.

Los protagonistas son la típica familia, con padre, madre, hija adolescente e hijo más pequeño pero con cierta edad (10 o 11, creo recordar). Una familia bien avenida en la que cada uno de ellos tiene sus propios problemas, destacando por el fondo que se les da el personaje del padre y el de la hija (del primero conoceremos incluso a un compañero de trabajo, mientras que los amigos de la segunda tendrán también sus momentos de gloria).

Me gusta especialmente la evolución de los personajes según avanzan las páginas, con reacciones lógicas (típica negación a algo inexplicable) o con los problemas propios de la edad.

En cuanto a los “secundarios”, tenemos a los imprescindibles para que nos dé la sensación de que el mundo en el que se desarrolla todo está vivo, ya sean otros miembros de la familia, compañeros de trabajo, amigos de la hija, etc… No salen en número excesivo, algo que se agradece y que no sobrecarga la narración.

En general tenemos un buen trabajo de caracterización, que se siente muy natural y te hace empatizar y sufrir con los personajes.

Del muñeco no digo nada, simplemente escalofriante.

Opinión Personal: Para su segunda novela el autor ha elegido hacer una novela considerablemente más delgada que su predecesora, una novela de género a la que le sienta estupendamente el adelgazamiento y que nos permite estar centrados todo el rato en lo que importa: el muñeco de marras y su relación con la familia.

Personalmente creo que la extensión de la novela es ya un logro en sí mismo, un ejercicio de condensación e ir al grano en el que apenas se siente nada superfluo. Algo que te va creando el ambiente de tensión que acaba derivando en el terror.

Para una novela de miedo es imprescindible que el lector llegue a ponerse en tensión y empatice con los personajes. Y eso es algo que tenemos aquí sin ningún tipo de dudas. En mi caso incluso llegué a estar tan metido en cierta escena que cuando sonó el teléfono de mi casa casi se me sale el corazón por la boca.

Lo dije en su momento con Poseídos y lo reitero con Sonrisa de Madera: tenemos novelas con calidad más que suficiente como para ser publicadas por una editorial tradicional. Para que os hagáis una idea de lo bien que está, justo me ha coincidido con Apocalipsis, de Stephen King; y puedo decir bien alto que me ha gustado mucho más Sonrisa de Madera, dejando a la novela de King en un segundo plano (ya hablaré de ella en breve).

Y digo lo de la editorial porque si se le puede buscar algún error al libro viene derivado de no contar con un editor: un par de “fallos de racord” menores y un inicio un tanto recargado de detalles que hace que cueste un poco meterse en la historia. Pero una vez arranca ya no te suelta hasta que lo terminas.

Para terminar diré que dentro del género del terror es de lo mejor que he tenido el gusto de leer. Una novela que sin duda le pasaré a mi madre éste verano (es aficionada al género y me pide libros para las vacaciones) y que si alguien me pregunta por  un buen libro del género seguro que éste estará entre los que se me pasen por la cabeza.

Recomendable 100%.

Valoración Personal: 9,1.


PD: Los libros de éste género acostumbran a tener finales o explicaciones totalmente absurdas. Pues Sonrisa de Madera (sin inventar nada) consigue que ese temido tramo final no chirríe para nada.
Publicar un comentario