martes, 5 de abril de 2016

Bakuman #7 a #9

Sigo con mi nueva manía de releerme algunas obras que, por un motivo u otro, me apetece rememorar. En ésta ocasión le toca a los tomos del 7 al 9 de Bakuman.

Sé que las “sagas” de Bakuman ocupan pocos tomos, pero es que no os hacéis una idea de la cantidad de texto que tiene éste manga y de lo que duran todos y cada uno de sus tomos.

En ésta ocasión he decidido ir desde que pierden la serie hasta que deciden cortar la siguiente. Supongo que lo normal sería haber cortado al conseguirla, pero como la trama de la historia de humor sólo dura un tomo he decidido juntarlas para el comentario.

Desde el punto de vista de los autores sigue pasando el tiempo, son ya universitarios y unos autores de los que se espera bastante para su siguiente obra, pero por influencia de su supervisor deciden tirar hacia el manga de humor. Es evidente que no es lo suyo, pero como son así de buenos consiguen una serie; evidentemente al no hacer lo que les gusta se van quemando hasta que deciden cortar por lo sano y poner en riesgo su carrera en la Jump con su siguiente obra.

Pero no sólo de las obras y su creación viven los personajes, aquí tenemos que la vida personal de uno de ellos va avanzando, con boda incluida, la edad les va afectando, y los líos en los que se meten hacen que empiecen a aparecer supuestos triángulos amorosos.

Como no podía ser de otro modo tenemos también a todo el grupo de secundarios, personajes que con sus propias historias iremos conociendo mejor (con especial atención a Ko Aoiki y Nakai) y con los que nos encariñaremos casi tanto como con los protagonistas. Es un acierto hacernos ver que la revista es algo vivo, con autores y editores con opiniones distintas pero todos intentando tirar adelante sus propias series.

Además, Bakuman sigue contando algunas interioridades de la Jump que no acaban de dejarla en demasiado buen lugar, una especie de crítica desde el interior que es muy bien recibida por el lector y que se va sumando a la ingente cantidad de información que nos ha dado ya éste manga desde que empezó.


Y con esto son nueve los tomos que he leído en apenas unos días (las reseñas salen cuando salen) y sin cansarme lo más mínimo, lo que sigue demostrando que Bakuman es un manga como la copa de un pino que todos deberíais correr a comprar a la librería más cercana.
Publicar un comentario