lunes, 16 de mayo de 2016

Bojack Horseman

Tengo la sensación de que últimamente no hago más que empezar a ver series por recomendación de algún que otro podcast. En ésta ocasión le ha tocado a Fuera de Series, un podcast ya de los veteranos que sale cada semana en formato de una horita y en el que van informando/recomendando puntualmente sobre lo que va saliendo o lo que está por salir.

La serie en cuestión es la primera temporada de Bojack Horseman, una serie de animación americana hecha por Netflix y que podríamos encuadrar dentro de la comedia.

La serie nos cuenta la historia de BoJack, un antiguo actor de sitcom que hace treinta años tuvo un pelotazo, y que desde entonces se ha dedicado a vivir una vida vacía con sus múltiples millones.

La historia arranca cuando el editor de BoJack le pide que haga una autobiografía, y visto que es incapaz de hacerla le contratan a un “negro” con tal de la acabe de una maldita vez y la editorial no se vaya a pique.
Lo primero que llama la atención es la mezcla que se hace en la serie entre animales antropomórficos y humanos normales, en éste mundo la gente puede ser de los dos tipos, y no hay ningún problema en mezclarse ni ningún tipo de racismo. Para que os hagáis una idea: el protagonista es un caballo, su agente una gata y su biógrafa una humana normal.

El tener personajes con formas animales da cierto juego, con algunos chistes basados en ello (la gata cayendo de pie, el perro persiguiendo una furgoneta, etc…). Un detalle del que te olvidas cuando llevas unos cuantos capítulos pero que siempre está presente para hacer el chiste.

Ésta primera temporada son 12 capítulos, y debo decir que la he acabado de milagro. Me explico: los tres primeros capítulos me parecieron flojos no, malos directamente; y no es hasta el cuarto que se ve un destello de lo que puede llegar a ofrecer la serie. Curiosamente el tramo final se me ha hecho hasta corto, síntoma de que, o bien he acabado por acostumbrarme a la serie, o que realmente mejora. Éste mal arranque ya hace que no os la pueda recomendar, y menos con lo que viene después.

Al principio he dicho que se trataba de una comedia de situación sobre el mundo de Hollywood con un personaje bastante acabado, un elemento que da para hacer crítica social (y la hay a raudales) pero también para convertir la serie en ocasiones en un drama que te da patadas en el hígado cuando menos te lo esperas, con personajes sufriendo cosas bastante duras o relaciones que no terminan con el happy ending habitual, o directamente ni terminan.

Y posiblemente sea éste enfoque tragicómico lo que me ha acabado enganchando, un tipo de serie que no es demasiado habitual, y menos con la mala leche que te permite la animación.

Así que al final de la primera temporada me queda un sabor algo agridulce, agrio por el inicio y lo duro que es verla en algunos momentos; y dulce porque la serie parece haber encontrado el camino para funcionar, lo que promete una segunda temporada infinitamente mejor que ésta primera.


La recomiendo? No. Creo que a día de hoy hay series mejores que ésta a patadas. Pero si buscáis algo distinto dentro del mundo de la animación, cansados de padre de familia o similares, puede que si pasáis del inicio de BoJack Horsman os encontréis una serie que cumpla vuestras expectativas.
Publicar un comentario