martes, 5 de julio de 2016

Lobo Solitario y su Cachorro #1

Una de las obras supuestamente primordiales dentro del mundo del manga siempre se me ha dicho que es el Lobo Solitario y su Cachorro. Un manga con muchísimo nombre y que trata una época que me encanta (Vagabond, Rurouni Kenshin, La Espada del Inmortal, Usaji Yojimbo, etc…) y está guionizado y dibujado por un autor de los míticos, autor de otras obras como Crying Freeman.

Pues bien, aprovechando la reedición (o reimpresión) de Planeta dentro de su biblioteca Pachinco, me he decidido a empezarla, y aquí os iré poniendo mi opinión tomo a tomo igual que hago con cualquier manga que acaba en mi estantería.

Antes de pasar al contenido del tomo debo decir que me ha decepcionado la edición. No tengo de la biblioteca Pachinco, y esperaba al menos que el tomo tuviera sobrecubierta o estuviera dentro de los tamaños standard de las ediciones chulas de la editorial (Vinland Saga o Happy!). Por el contrario nos encontramos un tomo con un tamaño algo reducido y que parece un pequeño ladrillo. Yo he tenido miedo de que se me descolara al abrirlo, así que recomiendo leerlo con cuidadín! La explicación? Supongo que ha primado precio competitivo sobre edición de calidad (10,40 € por 400 páginas no está nada mal).

Dicho lo de la edición, pasemos al contenido.

Éste primer tomo, titulado el camino del asesino, nos introduce en el mundo del protagonista y su hijo, dos personajes que se alquilan a aquellos que puedan pagar el precio, aunque siempre sabiendo todo lo necesario para hacer el trabajo. Básicamente estamos ante un samurái que por la razón que sea está vagando por Japón con su hijo de tres años, cumpliendo encargos para asesinar a ciertos personajes.

Los capítulos son auto conclusivos, y en cada uno de ellos veremos cómo se enfrentan a un nuevo encargo, siempre de formas imaginativas y usando al niño cuando es necesario. Siempre tendremos una historia detrás del asesinato, y parecerá que los dos protagonistas pasaban por allí y se han visto envueltos: desde señores corruptos a asesinatos por venganza, todo cabe en el mundo del lobo Solitario y su cachorro.

Como no podía ser de otro modo el padre es un experto espadachín, con una habilidad prácticamente sobrehumana y un tipo duro donde los haya. Un hombre de los que ya no existen y que vive según un código férreo que le transmite a su pequeño mediante sus actos. Un pequeño que tampoco se queda atrás, y que tiene rasgos de la personalidad de su padre.

El enfoque de la historia es adulto, no faltarán ni la sangre ni el sexo, aunque siempre justificados por el guion.

En cuanto al dibujo, estamos ante una obra que tiene muchos años (más de 40 si no lo he visto mal), pero aun así tiene un estilo propio que le sienta bien y que nos lleva a un Japón más rudo que el visto en otras obras. La lástima es que las caras (tanto de hombres como de mujeres) son difíciles de distinguir, aunque por suerte los personajes no repiten, así que no estoy teniendo problemas con ello. Lo que sí destaca es la composición de página, con algunas viñetas que ocupan ambas o acciones que transcurren sin la necesidad de texto y que se entienden a la perfección.

Un buen tomo introductorio, con algunas historias mejores que otras, y que nos define en parte la personalidad de los protagonistas y nos los ubica en un Japón feudal que parece más podrido que nuestra España actual.

Ya veremos qué tal sigue.


Publicar un comentario