viernes, 12 de agosto de 2016

Alcatraz contra los Bibliotecarios Malvados - Alcatraz I

Con prácticamente veinte libros de Brandon Sanderson en casa, es evidente que el autor me gusta (o que soy de su club de fans) y que me compraré cualquier cosa suya que se publique en castellano. Así pues, no cabía en mí de gozo al saber que su serie juvenil Alcatraz se publicaría y esto es mi reseña sobre su primera entrega.

Historia: En su decimotercer cumpleaños, el huérfano Alcatraz Smedry recibe un curioso paquete: una bolsa de arena, herencia de sus padres, que han desaparecido. La bolsa es robada de inmediato, y entonces Alcatraz comprende que no se trata de una arena cualquiera. Con ella, los Bibliotecarios Malvados, que controlan en secreto algunos de los países más poderosos del mundo, podrán controlar también algunos de los Reinos Libres. Alcatraz y un grupo de chicos inusuales se convertirán en los encargados de luchar contra ellos y acabar con los Bibliotecarios de una vez por todas.

La novela arranca bastante similar a Harry Potter, un chaval de doce años que está con unos padres de acogida al que le llega un paquete misterioso. Aunque en el caso de Alcatraz se trate de una carta de unos padres a los que cree difuntos  y sea un poco de arena.

Desde el momento en que recibe la arena, Alctraz recibirá la visita de su abuelo, alguien que parece muy importante en algo que él llama los reinos libres, y es miembro de una guerra que dura ya mucho tiempo y que están perdiendo. Cuál podría ser el secreto para ganarla? La arena que ha recibido el chico.

La novela se nos presenta como el relato de un Alcatraz ya adulto intentando explicar que él no es ningún héroe, que en realidad es hasta mala persona, y que éste relato (y los siguientes) intentarán demostrarlo.

Lo primero que choca un poco es la ambientación: en nuestro mundo está lo que conocemos y lo que no quieren que conozcamos (conocidos como los reinos libres), lo nuestro está controlado secretamente por los Bibliotecarios, que son quienes controlan la información, mientras que los reinos libres cuentan con bastantes más elementos mágicos que tecnológicos. El ir conociendo las particularidades de lo que se nos ha ocultado es parte del atractivo de la trama, el resto, ver cómo se desenvuelven personas de dos culturas distintas cuando ven cosas que chocan con lo que creen que es correcto.

El tono de la novela es humorístico, con grandes dosis de acción y un ritmo narrativo muy alto, que va a directo a lo que quiere, sin rodeos absurdos (y como corresponde a un libro orientado a un público juvenil).

Personajes: Como he dicho ya, el punto fuerte junto a la acción y la idea del mundo donde transcurre todo. Os dejaré los más importantes sin entrar en spoilers.

Alcatraz: El chico que lo rompe todo al acercarse, y es que su talento es ése: romper cosas. Por culpa de éste talento incontrolado no ha encontrado a una familia que se lo haya querido quedar durante demasiado tiempo, y teme que la actual se deshará de él en breve. Un personaje cínico y desapegado ya desde crío. Cumple un poco el papel de antihéroe.

En su faceta adulta (nos habla al inicio de cada capítulo) intenta convencernos de cosas sobre su personalidad o contarnos más cosas de su mundo.

Abuelo Smeddy: El primer miembro de su familia biológica al que conoce el protagonista. Su abuelo, un agente de los reinos libres y alguien sumamente poderoso, ya que es capaz de usar tanto la magia de éste mundo (relacionada con unas gafas especiales) además de tener un Talento único, como todos los miembros de su familia.

Es un hombre afable pero con la personalidad de un genio loco. Alguien que se preocupa por su nieto y que lucha contra los bibliotecarios en primera línea. Servirá como mentor para el protagonista.

Bastille: Una chica de la edad de Alcatraz, pero una chica entrenada como caballero y que sirve de guardaespaldas para el abuelo. Desgraciadamente, la tendencia en meterse en líos de su protegido hacen que esté siempre a la defensiva y de mal humor.

Sing: Primo de Alcatraz, un especialista en nuestra cultura y nuestras armas. Tiene un Talento tan curioso como el de tropezar (como podéis ver el tono humorístico está siempre presente).

Quentin: El otro primo y último miembro del grupo del abuelo. Un personaje sigiloso con el poder de decir cosas incomprensibles.

Villanos: Posiblemente el apartado de los villanos es el que queda más desdibujado, y aunque hay un par con nombre y apellidos no llegan a tener el nivel de carisma que podrían haber tenido. Eso sí, el villano femenino dará mucho juego en futuras entregas.

Como veis, los personajes de los reinos libres son estrambóticos a más no poder, pero se hacen de querer desde el primer momento en el que aparecen, mezcla de inocencia y lúcida locura.

Opinión Personal: Me ha encantado, creo que es una de esas novelas frescas de Sanderson, llenas de ideas bien pensadas (como el funcionamiento de los poderes, la existencia de Talentos dentro de la familia de Alcatraz, que éste no se considere un héroe, etc…) y que funcionan realmente bien cuando coge una novela corta (320 páginas) y con una trama sencilla.

Es un autor que funciona especialmente en la creación de mundos, en la acción y en los personajes. Elementos principales para cualquier ficción juvenil que se precie. Además, su estilo directo ayuda mucho a que no se atragante la novela en ningún momento. Supongo que tiene un talento natural para escribir éste tipo de novelas.

La trama tampoco es que sea nada del otro mundo (al menos en ésta primera entrega), el chico descubriendo la verdad de nuestro mundo a la par que conoce a gente, aprende a usar sus poderes y se enfrenta a enemigos poderosos. Nada nuevo bajo el sol.

Es en el desarrollo donde creo que Alcatraz contra los bibliotecarios malvados consigue enganchar, dando sorpresas al lector a la par que se las lleva el protagonista y no dándole ningún momento de respiro, no sea que se plantee cosas, y éste libro no es para eso, es para disfrutar y leer del tirón (dos días en mi caso).

Habrá quien diga que es una novela infantil, y no le falta razón. Habrá quien diga que en la comparación con Harry Potter sale perdiendo (primera novela contra primera novela) y posiblemente tenga argumentos para convencerme. Pero son dos elementos que uno ya tienen en cuenta al acercarse a la novela: se nos vende como un libro ligero para edades a partir de los 10/12 años, y como tal lo he disfrutado como un enano.

Supongo que el que mi género favorito siga siendo la literatura fantástica, que lea comics, pinte miniaturas y, en general, sea menos adulto de lo que se supone que debería ser hace que novelas de éste estilo me diviertan y me evadan. Poco más les puedo pedir.

Tengo miedo de que el nivel no se mantenga en entregas posteriores, normalmente Sanderson baja siempre en el segundo libro de las trilogías, pero al tratarse de unos libros que escribe para distraerse y desestresarse, creo que estarán todos a un nivel similar al de éste, o al menos, eso espero.

Por mi parte no me queda menos que recomendároslo, me parece una novela muy divertida y que vale la pena leer, y más en ésta época del año en la que se prestan las novelas ligeras que se puedan llevar encima sin dejarse los riñones.

De verdad que vale la pena.

Valoración Personal: 9.



PD: No entiendo que no se haya usado para la portada a la misma persona que hace las ilustraciones interiores, mejores a todas luces.
Publicar un comentario