jueves, 4 de agosto de 2016

Making a Murderer

Os habréis dado cuenta que soy asiduo oyente de podcast. En su momento escuché mucha radio, pero el poder escuchar lo que yo quiero y cuando quiero ha hecho que al menos escuche unas 16 horas de podcast a la semana. Y por qué digo esto? Básicamente porque cuando uno escucha sobre temas que le gustan, siempre acaba por apuntarse productos recomendados, y éste es el caso de Making a Murderer.

En ésta serie documental de Netflix (cómo no) veremos el trabajo de dos mujeres a lo largo de unos cuantos años, dos mujeres que se acercaron a un caso curioso del sistema judicial americano y acabaron con una historia bastante interesante entre manos.

Sabemos que la justicia falla, y éste fue el caso de Steven Avery, el típico paleto de la América profunda con ciertos problemas con la justicia. Un hombre que fue sentenciado a una larga pena de cárcel por violación y que tras 18 años en prisión fue exonerado gracias a una prueba de ADN.

El documental empieza con dicha exoneración, mostrándonos lo irregular tanto de su detención como del juicio, para que vayamos viendo lo que pasó el hombre. En el primer capítulo del documental se nos cuenta su caso y lo que hizo al salir de prisión, para concluir con el detonante de la serie: pocos años más tarde Steven vuelve a ser detenido (ésta vez por asesinato), empezando un juicio que seguiremos incluso con grabaciones reales.

Y eso es lo que vamos a encontrar en la serie, un documental a lo largo de diez años, desde que le sueltan hasta donde nos lleve la batalla legal, con las aparentes pruebas, los testigos… un montón de información que no dejará de sorprendernos según avancen los capítulos y veamos hacia dónde va todo.

La serie intenta no tomar partido ni por la inocencia ni por la culpabilidad (al menos al principio), pero son tantas las pruebas que iremos viendo que no creeremos lo que está sucediendo.

Ni el rodaje ni la calidad de las imágenes es destacable, tendremos mucho rato voz en off, lectura de documentos, entrevistas, imágenes de los implicados… sin dramatizaciones ni cosas extrañas, lo que demos es lo que hay. Esto hace que en ocasiones el desarrollo sea un poquito duro en lo visual.

Por suerte lo que se nos cuenta tiene la suficiente sustancia y nos dejará lo suficientemente interesados como para que valga la pena seguir capítulo tras capítulo, a poder ser con alguien al lado para ir comentando la jugada. Si encima no conocéis el caso ya se convierte en algo bastante recomendable.


Es un must see? Creo que no. Me explico: éste largo documental es algo lento y no hay acción propiamente dicha, sólo exposición de hechos, pruebas, testimonios, conversaciones telefónicas, cartas… un trabajo de muchos años condensado en unas diez horas que pueden hacerse largas. Pero si el tema os interesa sí que vale la pena hacer el esfuerzo y ver el caso de los Avery, una demostración de que ni la justicia americana se salva de los errores.
Publicar un comentario