miércoles, 10 de agosto de 2016

Ranma 1/2 #12

Segundo día consecutivo (no os preocupéis, volveré a tomarme un ligero descanso de Ranma) vuelvo a la carga con un tomo más del manga sobre la gente que cambia cuando les toca el agua (no es que vayan muy sucios, es que se transforman).

La primera mitad del tomo ha sido un más de lo mismo con capítulos incluso malos, entre los que sólo se salvaba aquel en el que Ryoga usa cierto artefacto que acaba haciendo que Ranma se enamora de él. Una historia divertida pero que tampoco va más allá.

Pero la segunda mitad del tomo es ENTERA una historia, concretamente sobre unos luchadores que desde tiempos inmemoriales se han apareado con animales, de los que han obtenido características (no me preguntéis cómo), unos personajes que tienen un objeto que puede dejar el cambio permanente en la gente como Ranma (sin poder volver a la forma original) y otro que revierte lo hecho por el anterior. Está siendo una historia bastante divertida, con Ryoga y Mousse como coprotagonistas y un trío de enemigos nuevos con bastante carisma.

Me gusta especialmente cuando las historias son largas y la autora se toma su tiempo para presentar personajes nuevos y desarrollar una trama mínimamente coherente (dentro de lo que es capaz de ofrecer Ranma, se entiende), dando como resultado las mejores historias de la serie sin ningún tipo de duda.


Todavía quedan otros seis o siete tomos para terminar la obra, veremos qué tal sigue, aunque espero que se parezca mucho más a la segunda mitad de éste tomo que a la primera.
Publicar un comentario