jueves, 19 de enero de 2017

Narcos T1

Narcos es una de esas series que hay que ver a poco que te guste el medio, y más si tienes recuerdos de la época, en ese caso reconoces algunos de los momentos clave del producto (sí, soy algo viejuno ya XD).

Con Narcos se nos acerca a la figura de Pablo Escobar (el elegido para la primera y segunda temporadas de la serie), una figura a la que recogeremos desde sus inicios hasta el momento en el que ingresa en la “Catedral”.

Son diez capítulos donde veremos cómo un traficante de bienes robados se va convirtiendo poco a poco en uno de los hombres más ricos del mundo, alguien capaz de poner en jaque a un país y alguien con una personalidad lo suficientemente potente como para merecer ésta serie.
La historia la veremos desde dos puntos de vista básicamente: el de una agente de la DEA destinado a Colombia para para el narcotráfico y el de Pablo Escobar, narrado todo con la voz en off del agente.

El tener los dos puntos de vista (uno a cada lado de la ley) nos ayuda a seguir la pista de lo que sucedió a lo largo de los años, cómo Pablo Escobar iba subiendo poco a poco en ésta historia real en la que el narcotráfico tenía prácticamente secuestrado a un país.

Movimientos políticos, venganzas, tiroteos, carreras militares, traiciones, violencia innecesaria, sexo, drogas… todos éstos elementos los podréis encontrar en la serie. Una serie que está narrado con un buen ritmo (no es ni rápida ni lenta) y te mantiene enganchado a lo largo de toda la temporada.

Es cierto que la historia no termina, para eso habrá que ver la segunda temporada (ya disponible y vista), pero es lo suficientemente consistente por sí misma como para valer la pena su visionado.

El apartado técnico es excepcional, nada que envidiar a cualquier thriller cinematográfico que hayáis podido ver: Colombia es bonita, y se nos muestran todos sus extremos, desde los paisajes a la jungla pasando por la capital o el despacho de su presidente.

Un tema algo controvertido ha sido el doblaje al castellano, dejando las voces originales de los actores que hablan en castellano y doblando a los ingleses. Para mí una buena decisión. Eso sí, es cierto que a veces me ha costado entender al actor  que hace de Escobar (quizá porque es Brasileño y tiene un acento un tanto extraño), un ligero hándicap en algunas escenas que enseguida se olvida (te acostumbras y acabas por no notarlo).

Como habréis podido ver estamos ante una de esas series imprescindibles y que demuestran cómo el medio televisivo no tiene nada que envidiarle al buen cine a día de hoy. A verla.
Publicar un comentario