viernes, 12 de mayo de 2017

Filos Mortales

Joe Abercrombie es un autor que se ganó un nombre en el mundo de la literatura fantástica con su primera trilogía, una saga que estaba bastante bien pero que se llevó algunos elogios de más. Ahora, con unos cuantos años más y bastante más rodado se está dedicando a historias más “pequeñas”, con novelas auto conclusivas o una trilogía para un público más joven.

En éste marco de autor más maduro aparece la Ley de las Espadas, una relación de relatos cortos (algunos con los mismos protagonistas) que nos devuelven al mundo de la Primera Ley a vivir algunos relatos que conocíamos de oídas u otros totalmente nuevos. Veamos qué tal se le da.

Historia: En el ejército de la Unión solo hay un individuo que se cree capaz de salvar por sí solo la situación a la hora de enfrentarse a los gurkos: el incomparable coronel Sand dan Glokta. Curnden Craw y su grupo deben recuperar un objeto misterioso más allá del Crinna. Solo hay un pequeño problema: no saben qué es ese objeto. Shevedieh, la más hábil ladrona de Styria, va de desastre en desastre con su mejor amiga y mayor enemiga: Javre, la Leona de Hoskopp. Después de años de masacres, el idealista Bethod trata de llevar la paz al norte. Solo queda un obstáculo: su lunático guerrero, el hombre más temido del Norte, el sangriento Nueve Dedos.

Violentas y afiladas como las armas de sus personajes, las historias de Filos mortales transcurren desde antes de La voz de las espadas hasta después de Tierras Rojas. Los relatos, situados cronológicamente, siguen hilos apuntados en las tramas de las novelas del Círculo del Mundo, pero todos ellos se pueden leer de forma independiente.

Como colección de relatos cortos que es, hacer una sinopsis de cada uno de ellos nos llevaría un tiempo excesivamente largo y contaría demasiado de la trama de los mismos. Así que en éste apartado me limitaré a comentar algunos de los rasgos que comparten éstos relatos.

Lo primero es que todos están enmarcados en el mundo de la Primera Ley, es decir, el mundo donde transcurren casi todas las novelas de Abercrombie. Y no sólo eso, sino que también tenemos que se mueven en un marco temporal muy delimitado, unos treinta años, lo que hace que nos movamos también en unos tiempos que los lectores habituales de Abercrombie ya conocemos.

Son relatos de personajes muy distintos y dispares, algunos nos cuentan cómo eran antes de cambiar (el coronel Glotka), mientras que otros nos dan alguna pincelada de ellos en momentos puntuales (el de Bethod me ha gustado especialmente), incluso hay algún personaje al que seguiremos a lo largo de los años, con problemas que volverán para morderle el culo.

Creo que las historias están muy bien elegidas, enmarcándose en lugares muy distintos y en momentos bastante agradables de leer dentro del mundo. Pero por mucho que el momento histórico sea relevante, nosotros tendremos un relato sobre los problemas del personaje protagonista de ese momento. Así, son una serie de relatos que se disfruta muchísimo más si has leído las obras anteriores del autor, ya que no sólo se ambientan en el mismo mundo, sino que los guiños son constantes.

Personajes: Más allá de crear un mundo duro y con cierto humor negro, el autor de ésta novela tiene la habilidad de crear personajes carismáticos y con rasgos muy reales (no hay ni héroes ni villanos), lo que hace que saltar de uno a otro sea un auténtico gustazo.

Posiblemente son Shevedieh y Javre los dos personajes que más están bajo los focos, y con ellos el autor se permite contarnos distintos momentos puntuales a lo largo de sus vidas, unos momentos que unidos conformarán un relato mayor y nos hará ver cómo les han hecho evolucionar los años.

Ya he dicho en el apartado historia que los cameos son constantes, algo que ayuda mucho a crear una sensación de mundo cohesionado con novelas anteriores, pero que puede sacar un poco a lectores noveles.

Pero bueno, son personajes potentes enfrentados a momentos bastante cabrones y gran parte de la gracia de la novela es ver cómo se desenvuelven.

Opinión Personal: Abercrombie es un autor que me convence más y más a medida que escribe libros, alguien a quien le vino el éxito de golpe y que ha sabido administrarlo, volviéndose mejor escritor y dejando bastante atrás sus primeras novelas.

También es un escritor con un estilo muy marcado, con mundos duros, cabrones, que no tienen compasión para con sus personajes, unos personajes que se sienten muy reales, con debilidades y que no siempre (o casi nunca) cogen el camino correcto. Y todo ello con un sentido del ritmo y de la acción bastante distinto al habitual en el género.

Con esto en mente os digo que tenemos una novela que recoge lo bueno de Abercrombie y lo condensa en una serie de relatos que se leen con mucha facilidad y que el lector asiduo disfrutará como un enano.

Pero creo que el libro tiene un problema, y no es otro que el depender tanto de una ambientación y personajes (aunque sean secundarios) conocidos. Es un problema para aquél que se acerque al libro como primera lectura de Abercrombie, pensando que un libro de relatos cortos puede ser una forma estupenda de acercarse a alguien, viendo su estilo y cómo se desenvuelve en distintas situaciones. Y no está mal pensado, lo único que le sucederá a éste lector es que se perderá gran parte de la gracia del libro, y no sé hasta qué punto le gustará leerlo.

Sí, puede funcionar como libro independiente, pero como realmente engancha es como libro extra dentro de su mundo, casi como un fanservice para los fans.

Así que si estáis pensando en acercaros a Abercrombie con éste libro os diría que os lo penséis; que sí, que os podréis hacer una idea de lo que el escritor os puede ofrecer, pero os perderéis mucho de su gracia. A éstos lectores os digo que mejor probéis con los Héroes (aunque también tenga referencias a otras novelas).

Vale la pena el libro? Sin duda, es excelente, pero no me puedo hacer una idea de la experiencia que supondrá para un lector novel en éste autor y creo que es mejor acercarse a él una vez leídas más obras del mismo.

Valoración Personal: 9.

Publicar un comentario