viernes, 19 de mayo de 2017

Robin: Año Uno

Las novelas gráficas de Dc me están dando grandes momentos junto a otros totalmente olvidables, una calidad irregular que hace que no tengas claro qué te vas a encontrar cuando te acercas a la siguiente.

En éste contexto me he acercado al Año Uno de Robin, un personaje que, a priori, me interesa entre poco y nada. A ver qué tal ha sido la experiencia.

Historia: Como el propio título del comic te indica, lo que éste volumen trae es el primer año de Robin acompañando a Batman. Son algo más de doscientas páginas las que nos harán acompañarle durante éste año en una historia que gira en torno a su adaptación (o idoneidad) como compañero de Batman.

El que la historia la narre Alfred como si fuera un diario nos da una perspectiva distinta y muy chula, desde sus ojos vemos las preocupaciones de que un niño tan joven acompañe a Batman en su particular cruzada contra el crimen, con el miedo evidente de que le pase algo o no sea el niño que debería ser.

A lo largo de las páginas veremos evolucionar a éste Robin, desde su faceta más personal o su temeridad hasta lo que ocurre cuando se lleva los primeros palos o surgen problemas.

Es una trama bastante emotiva, que recurre a algún villano icónico del hombre murciélago para atraparnos un poquito más. Una historia que huele a añejo y que tiene peso por sí misma.

Dibujo: Al igual que la trama, nos encontramos con un dibujo que parece hecho para un comic más antiguo, un dibujo buscado adrede para contar la historia del origen de un personaje y que le sienta estupendamente a la historia.

Es un buen dibujo, la forma correcta de entender lo que es un estilo retro sin dejar de lado una calidad gráfica alta, acompañada por un buen uso del color y las tintas.

Podría ser perfectamente adaptable tal cual a animación.

Personajes: Aunque se trate de la historia de Robin y tengamos doscientas páginas para desarrollarla, hay unos pocos personajes más que merece la pena destacar.

Robin: El protagonista, un chico entrenado para combatir al crimen y que disfruta con lo que hace. Pero su temeridad le hará enfrentarse a cosas para las que quizás no esté preparado. Alegre y lanzado, ofrece un buen contraste con el personaje de Batman.

Batman: Aunque tenga sus dudas respecto a poner en peligro a alguien tan joven, es evidente que Batman disfruta de tener compañía durante sus correrías nocturnas. Aquí vemos a un Batman frío pero que se preocupa por su pupilo. Una buena versión.

Gordon: Tiene poco peso en la trama, pero el comisario me encanta en ésta historia, preocupado por el chico y recriminándole a Batman que le ponga en peligro.

Dos Caras: El “villano principal” de la historia, actúa más como peligro impredecible que como un personaje tridimensional creíble. Un tanto caricaturizado.

Alfred: El narrador de la trama, alguien que sufre por los que están a su cuidado y que teme que Robin se convierta en alguien como Batman.

Opinión Personal: Robin Año Uno es un buen comic, ésta vez me ha tocado disfrutar al acercarme a ésta novela gráfica de Dc.

La obra captura la esencia clásica del personaje (y de su mundo), y sabe transmitirnos estupendamente lo que supone para tres personajes el que un chico esté ayudando a Batman en su cruzada contra el crimen. Desde un Alfred preocupado hasta un Robin que lo disfruta, pasando por un Batman un tanto más distinta.

Además, la obra se va volviendo más oscura poco a poco, empezando que parece eso un capítulo de la serie de los sesenta, con Robin desatado y Batman disfrutando con su pupilo (no en plan bíblico) para ir viendo poco a poco qué problemas pueden derivarse de tener a alguien tan joven en éstas situaciones.

A lo largo de sus páginas se forjará el carácter del joven, así como su resolución de ayudar al mejor detective del planeta.

El dibujo añejo ayuda a meterse en la obra, acompañando estupendamente a la trama.

Quizás el comic peque un poquito de típico en lo que a villanos y su comportamiento se refiere, algo que se puede disculpar cuando te das cuenta que lo importante es la evolución del protagonista. Pero una trama algo más sólida del lado de los malos no hubiera estado de más.

Un comic notable, de notable alto, pero que en mi opinión no acaba de darme lo suficiente (quizás no he empatizado con el protagonista) para llevarlo al excelente que veo se lleva la obra en mucho medios especializados.

Recomendable? Sí. Si te va el mundo de Batman y te apetece leer algo con Robin en la ecuación. Infinitamente mejor que el Batman y Robin que se pasó por el blog hace poco.

Valoración Personal: 8.

Publicar un comentario