sábado, 8 de julio de 2017

Hace un Año CXXXVII... Mi Amigo el Gigante

A la película de hoy le tenía ganas: una película que viene de la mano de Steven Spielberg y con banda sonora de John Williams tiene que ser buena por fuerza, no?

Mi amigo el gigante nos cuenta la historia de una niña inglesa que sufre de insomnio, algo que le lleva a dar vueltas por el orfanato de noche. En una de éstas vueltas acaba viendo a un gigante, que la coge y se la lleva al país de los gigantes para que no le delate.

Así, los dos personajes se irán haciendo amigos, a la par que conocemos algo más sobre los gigantes.

La trama, como podéis ver, se puede resumir muy fácilmente y no esperéis que tenga giros inesperados ni nada demasiado profundo. Sencillita y directa, una simple excusa.

Los actores no me han gustado nada, ni la niña protagonista ni los que salen en el tramo final (que parecen estar por salir y les da igual la película). Donde sí que se nota cierto esfuerzo es en las expresiones del gigante, bastante bien hecho y mejor actor que el resto de los que salen en el film.

Visualmente está muy cuidada, con buenos efectos especiales, un estupendo apartado artístico (me han encantado los diseños de los gigantes) y una acción muy bien rodada. Junto a esto acompaña una banda sonora de lujo, sin duda lo mejor de la película (pese a quedar lejos de las obras maestras de Williams).

La película no deja de ser una cinta de aventuras para los pequeños de la casa, los menos exigentes de todos, pero es una cinta que queda lejos de otras similares o de las que intenta recuperar el espíritu. No ha habido un momento de la película en el que me atrapara la magia, o me sintiera transportado a un mundo distinto.

Los adultos encontrarán una película muy sosa, aburrida y mal interpretada. Sí, se nota el oficio del director y el talento del músico; incluso tiene buenos efectos especiales, pero no tiene lo principal: no entretiene.

Hacía tiempo que no me aburría tanto con una película, y eso, en una que supuestamente es de aventuras no tiene perdón.

Así, no me queda otra que decir que ha sido una grandísima decepción. Sabía que no iba a ser una obra maestra, pero esperaba al menos cierta magia.

En fin, una pena que no entiendo cómo ha llegado a dirigir el bueno de Spielberg. Por mí no la veáis.

Valoración Personal: 3,5.

Publicar un comentario