sábado, 15 de julio de 2017

Hace un Año CXXXVIII... Ice Age: El Gran Cataclismo

Hoy me toca hablaros de una película a la que ya iba prevenido, y eso que me habían gustado (más o menos) todas sus entregas anteriores. Hoy os hablaré de la última entrega (hasta el momento) de Ice Age.

Lo primero que llama la atención de la película es la ausencia de número antes del subtítulo, algo se deberían oler de entrada cuando ni tan sólo ellos estaban seguros de querer meterla o no dentro de la numeración de la saga…

La película nos cuenta cómo la ardilla que persigue a la bellota se encuentra con una nave alienígena, nave en la que se monta, poniendo los planetas del sistema solar en su lugar e iniciando similar al apocalipsis en el planeta Tierra. Un inicio bizarro como pocas veces he visto en película alguna.

Luego intercalaremos breves momentos de la ardilla con la pandilla habitual de Ice Age, una pandilla que nos volverá a contar un viaje y cómo la familia debe permanecer unida. El mensaje es el habitual, por ello no hay problema, el problema lo tengo con el desarrollo de la película.

Es vergonzoso ver cómo lo que podrían haber sido una serie de capítulos de una mala serie de televisión se convierten en una película a estrenar en cines, el argumento no hay por dónde cogerlo, y casi acaba limitándose a una sucesión de gags que pasan la línea de lo absurdo y fuerzan los momentos de golpes y deformidades de los personajes. Un intento constante por hacer gracia que le quita cualquier cohesión lógica al producto y hace que verlo sea un auténtico ejercicio de fe.

Si al menos los gags fueran buenos… pero es que tendréis suerte si esbozáis una sonrisa con un par en todo el metraje.

Y luego está el apartado visual, un apartado que en 2016 queda lejísimos del de otras producciones del mismo año, incluso me atrevería a decir que por detrás del de entregas anteriores de la misma saga! Lo dicho, falta de cuidado total y absoluto.

De verdad, no sé qué ha pasado con ésta película, pero el resultado ha sido un despropósito de proporciones épicas, una película que no vale ni para echarse una siesta, ya que cuando abráis los ojos pensaréis: WTF¿?

En fin, se salva de una nota menor porque visualmente no es mala, simplemente se siente antigua y porque algún gag os hará sonreír. Pero no la veáis.

Valoración Personal: 2,5.

Publicar un comentario