jueves, 7 de septiembre de 2017

Matrix Reloaded

La primera película de la saga fue un auténtico pelotazo, una de esas películas generacionales que aúnan a crítica y público y llegan incluso a cambiar la forma de vestir de ciertos grupos sociales. Era una película redonda, con un final que se podría haber acabado allí…

Pero se anunciaron dos películas más, conformando al final (de momento) una trilogía que nos iba a ampliar el mundo de Matrix, tanto el real como el del interior del programa informático. No pintaba mal, no?

La trama de la película gira en torno a un inminente ataque a Scion, la última ciudad de humanos libres. Dicho ataque parece inevitable, pero los que creen en Neo siguen pensando que hay una forma de ganar la guerra sin luchar esa batalla, y es por ello que emprenden una misión cuasi suicida.
Es una película que maneja conceptos más complicados que los de la primera parte, con algo de argot informático y el añadido de algún que otro personaje interesante. Un intento de hacer lo que hizo bien la primera y llevarlo más allá.

Llama la atención el festival visual que supuso ésta película. Es un desfase en toda regla, con escenas de acción larguísimas (deben ser de récord) y que rizan el rizo una vez tras otra; una auténtica flipada por parte de sus directoras. Lástima que se les fuera de las manos.

Durante todo el metraje da la sensación de que hay escenas puestas únicamente para el espectáculo visual, que no aportan absolutamente nada a la trama. Para más inri muchas de ellas ya cantaban en su momento, y a día de hoy sorprenden por lo mal hechas que parecen (como la lucha con los agentes Smith). Se les fue el Cgi de las manos.

La película tiene otro hándicap: es la segunda de una trilogía, y eso acostumbra a ser sinónimo de ser la peor de la misma. Una película puente que te presenta nuevos escenarios y personajes, que intenta ser más profunda y espectacular pero que se queda un tanto superficial y con fuegos artificiales que no vienen a cuento.

Y su principal problema: la primera entrega fue una obra de culto, y la segunda no se le puede comparar. Las expectativas estaban muy altas y no consiguieron cumplir.

Si la miras como un simple blockbuster de continuación la película sí que es divertida de ver, tiene momentos muy bien hechos y consigue devolverte a un universo conocido pero del que quieres saber más.

En conjunto creo que es una película notable, que de no llamarse como se llama a la gente no le hubiera dado tanta urticaria y que está marcado por unos excesos difícilmente explicables. A mí me gusta, y la disfruto mucho cada vez que la veo, pero admito que no llega a la excelencia que debería haber llegado.

Valoración Personal: 8. (sólo la escena de acción que acaba en la autopista ya merece un notable)
Publicar un comentario