martes, 12 de diciembre de 2017

Berserk #37

Parece mentira que hiciera tanto tiempo que un nuevo tomo de Berserk no pasaba a engrosar mis estanterías, una obra que he releído tres o cuatro veces y cuya publicación parece tener una maldición (5 editoriales distintas han pasado por ella), y que encima cuanta con un ritmo de publicación en japonés lamentable.

Es una obra cuyo autor decía en sus inicios que quería hacer una epopeya larguísima, pero los juegos de citas y el ser un vago redomado han hecho que su publicación sea irregular por decir algo, y que de tratarse de cualquier otra obra ya habría sido cancelada.

Pero bueno, al final nos ha llegado el tomo treinta y siete y aquí tenéis mis impresiones del mismo.

Lo primero que llama la atención al ojear el tomo es su apartado visual, se me había olvidado lo condenadamente bien que dibuja Miura. Cada viñeta es una delicia, las proporciones son geniales, los ojos una virguería y el acabado general está a un nivel que pocos mangakas alcanzan.

Luego está la historia, en la que curiosamente he podido entrar rápidamente (supongo que haberlo releído, aunque haga tanto tiempo ayuda a la memoria) y que nos dejaba en pleno mar, con Guts dentro de una especie de Dios marino y el grupo fuera, disparándole cañonazos al monstruo. Es un inicio repleto de acción, que no mete de golpe en el brutal mundo de Berserk y nos recuerda a todos los personajes que componían la tripulación.

El tomo sigue, avanza en la explicación de la magia, nos da mas detalles de la armadura de Guts, del misterioso niño que aparece a veces... e incluso se permite un flashback que nos muestra lo importantes que son los compañeros para el protagonista. Es un grupo distinto al de la época dorada, pero aquí se siente más agusto y comprendido.

Y luego está el final, un cambio de foco para ver qué ha sido de Midland bajo el gobierno del Halcón y los suyos, algo que parece más de un cuento de hadas que de la historia de terror en la que ha nacido todo.


En fin, gran vuelta de Berserk, que demuestra que sigue en forma y aleja cualquier miedo que pudiera tener al respecto. Si casi me entran ganas de comprar la edición tocha que se está editando ahora mismo...
Publicar un comentario