viernes, 16 de febrero de 2018

Batman: Amanecer Dorado

Otra semana que el cruzado de la capa se pasa por el blog, y en ésta ocasión lo hace con una obra bastante moderna que lleva el subtítulo el Amanecer Dorado. Es una serie llevada por el mismo dibujante que está llevando actualmente la serie regular, así que cierto interés tiene. Veamos qué tal.

Historia: Bruce Wayne ha regresado, y está centrando sus esfuerzos en internacionalizar su lucha contra el crimen a través de Batman Inc. Pero la desaparición de una vieja y querida amiga le hace regresar a Gotham City de inmediato, en un volumen donde podremos disfrutar del trabajo detallista de David Finch como dibujante.

Esta historia tiene lugar antes del nuevo Universo DC.

De nuevo nos encontramos con una historia cortita, apenas cinco grapas americanas para contarnos el regreso de Bruce Wayne a la piel de Batman tras un tiempo desaparecido. Es una especie de toma de contacto, dando como excusa la desaparición de un personaje del pasado de Bruce del que no sabíamos nada, pero que sirve para ponerlo incluso más sentimental de lo normal.

Aunque tiene algún giro interesante, no deja de ser una trama bastante irrelevante que sirve de puente entre etapas, además de probar al dibujante para usarle más adelante en etapas más largas.

Dibujo: Creo que es el mayor reclamo del comic, David Finch hace un trabajo estupendo en todos los números en los que participa él, destacando especialmente en la ilustración de portada del tomo.

Es un dibujo oscruo, rico en detalle, con bastante músculo y que sabe colocar bien las viñetas para narrarnos de forma amena.

Juega también mucho con el color, especialmente con las luces amarillas. Y si a eso le sumamos unas buenas proporciones y unas féminas muy explosivas... pues tenemos un apartado brillante.

Pero no siempre dibuja él, y cuando se cambia al dibujante se nota. Y no es que el otro sea malo, es que el contraste es evidente y te hace pensar si era tan complicado hacer una miniserie de cinco números con la misma persona a los lápices. Pero bueno, cosas del comic americano.

Personajes: Si os digo que los personajes son irrelevantes me quedo hasta corto. A Batman le vemos algo más de lo que es habitual, pero lejos de lo que sería normal no se profundiza en él (y es sangrante porque regresa de “la muerte”).

Si a eso le sumamos unos secundarios que parecen estar de paso para que la historia avance acabamos por tener un tomo en el que no sólo no hay desarrollo, sino que los que aparecen nos dan bastante igual  (quizá Gordon sea el que más conseguido me parece).

Opinión Personal: Estamos de nuevo ante una obra irrelevante dentro de las grandes historias del personaje, un comic puente sin demasiada chicha y con el reclamo evidente de su dibujante (que, repito, no es siempre el mismo).

Es de esas obras que entretiene mientras lees, pero que como pasen unas pocas semanas desde su lectura acabas por olvidar totalmente (y eso en mi es raro) del poco impacto que causa.

Lo que intenta ser algo emocional que desgarre a Batman por dentro acaba por ser una excusa para verlo moverse de un lugar a otro, recuperando sensaciones y recordándonos algún que otro trauma de su pasado (otra vez).

Así pues, no puedo recomendarlo, quedando en una obra menor, bastante del montón. Que sí, que no molesta, pero a estas alturas espero ya un poquito más cuando me acerco a un comic.

Valoración Personal: 6,2.

Publicar un comentario